Villabasura, el sueño de un Alcalde

Por Rafael Alfredo Marcano Guzmán lunes 22 de mayo, 2017

Al asumir el Partido Revolucionario Moderno (PRM), la alcaldía de Villa Altagracia, en manos del Dr. Edwin Guarionex Ferreira, muchas fueron las expectativas creadas por los ciudadanos en torno a su nuevo alcalde. Hasta ese momento el Dr. Ferreira gozaba del respeto y el cariño de toda una población que reconocía en él un profesional ejemplar y un hombre al servicio de su comunidad.

Gran decepción se ha llevado el pueblo de Villa Altagracia desde que su alcalde asumió su posición el 16 de agosto de 2016. Desde ese día hasta hoy, la alcaldía se ha desconectado de las necesidades y reclamos del pueblo.

Hoy Villa Altagracia luce más abandonada que nunca. La mayoría de sus calles y aceras se encuentran deterioradas.

El alumbrado eléctrico brilla por su ausencia. No se necesita salir del país para vivir la experiencia de una casa del terror, solo basta con entrar de noche al pueblo para experimentar el mismo miedo. Con la falta del alumbrado eléctrico llegó el aumento de la delincuencia y el temor de sus habitantes de salir de noche de sus casas para no convertirse en una víctima más de este terrible mal que nos azota.

Desde hace meses la actual gestión desembolsó millones de pesos para la realización de varias obras en el matadero municipal, sin que hasta el momento el pueblo pueda apreciar el inicio de las obras a realizar y mucho menos el destino final de los fondos desembolsados.

Estos son solo algunos de los males que padecen los habitantes de Villa Altagracia, quienes recientemente han tenido que iniciar una serie de protestas para impedir que el alcalde realice la última de sus locuras, convertir a Villa Altagracia en el basurero de los municipios de Los Alcarrizos, Pedro Brand y Santo Domingo Oeste.

Señor alcalde sepa usted que la población de Villa Altagracia se mantendrá atenta e impedirá a toda costa que su pueblo sea convertido en Villabasura. Villa Altagracia no puede con su propia basura para intentar manejar la de todos esos municipios juntos. No se trata de un tema de adquirir una maquina mágica para el reciclaje de esa basura, lo importante seria saber si contamos con los técnicos requeridos para maniobrar la misma; si la máquina es tan efectiva, por qué no existe una en el país?; cuenta el país con las piezas de repuesto para esa máquina?; han tomado en cuenta las autoridades el aumento de vehículos pesados hacia el municipio y las consecuencias que esta situación implicaría?; estas son solo algunas de las muchas preguntas que tiene la población sin que hasta el momento se les presente una respuesta convincente.

Antes de iniciar un proyecto como este es necesario realizar un estudio de factibilidad que establezca que la obra no será perjudicial para la sociedad ni el medio ambiente. Una vez realizado este estudio, el mismo debería ser presentado al pueblo para contar con su aprobación.

Esperamos que las autoridades escuchen al pueblo y no traten de imponer su voluntad a fuego y espada. Quienes se hacen llamar lideres y tienen la oportunidad de asumir una función pública deben tener siempre presente que el pueblo es quien quita y pone. El pueblo es el soberano y al pueblo es que se tiene que escuchar. Recordad siempre que la voz del pueblo es la voz de Dios.

Desde este espacio elevamos nuestra voz en contra del proyecto Villabasura. Desde aquí reafirmamos nuestro deseo de que Villa Altagracia alcance su desarrollo económico y social pero no a costa de la salud de sus habitantes. Desde aquí reafirmamos nuestro compromiso de defender a Villa Altagracia de aquellos que intentan imponer su voluntad y sus intereses económicos en contra de los intereses y la voluntad de todo un pueblo.

Queremos un Villa Altagracia limpio y puro para el disfrute de todos y todas.

Por Rafael Alfredo Marcano Guzmán

 

           

Apple Store Google Play
Continuar