(VIDEO) ‘Pieces of a Woman’: Drama trágico y emotivo

Por Yasser Medina jueves 28 de enero, 2021

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La primera imagen que aparece en ‘Fragmentos de mujer’, la película de Kornél Mundruczó estrenada en el pasado Festival Internacional de Cine de Venecia, me conmueve en algunos momentos cuando dialoga de manera muy intimista con tópicos como el duelo, la pérdida y el dolor reprimido de una mujer, los cuales son capturados con una gran actuación de Vanessa Kirby que me hace pensar de inmediato que su estrella en el paseo de la fama de Hollywood está asegurada.

Hace menos de un año, ya me daba la impresión de que ella tenía un potencial oculto como actriz. Y tal parece que no me equivocaba. En Venecia, Kirby ganó la Copa Volpi a la Mejor Actriz. Muchos coinciden en que es su mejor actuación. Yo estoy de acuerdo.

Cuentan que la historia del personaje que interpreta Kirby en parte fue escrito a partir de las experiencias de la guionista, Kata Wéber, la esposa del director, quien escribió el guion basándose en el duro episodio de haber perdido a su hijo por causa de un embarazo frustrado.

Esos componentes, distribuidos en una sólida puesta en escena, hacen que la narración sea orgánica y bien escueta desarrollando el melodrama de una mujer que está a punto de dar a luz.

La trama comienza presentando a Sean Carson (Shia LaBeouf), un hombre que está muy entusiasmado porque su pareja, Martha Weiss (Vanessa Kirby), se encuentra en sus últimas semanas de embarazo y espera recibir una niña. Ambos son una pareja joven y tienen mucho que aprender.

Él es un obrero de cuello azul que trabaja en la construcción de un puente; ella en cambio es una ejecutiva de una empresa. No parecen hechos el uno para el otro, pero demuestran un apego incondicional por la bebé que esperan. En la casa, esperan detenidamente el día del parto. Pero una tragedia desmantela sus deseos y descompone su relación de pareja.

La actuación de Vanessa Kirby es, si no me equivoco, lo que sostiene la dimensión dramática de la película cuando comunica la carga emocional de Martha. Su autenticidad me resulta emotiva. No hay una sola escena en la que su desgracia no me parezca natural cuando camina, llora, conversa, mira con los enormes ojos azules y grita del dolor.

Su compromiso físico me deja sin palabras en la escena del parto. Se siente muy creíble. Es capaz de proyectar simultáneamente la decepción, la frustración silenciosa y la angustia del personaje. Me atrevo a decir que es la mejor interpretación en su corta trayectoria como actriz.

Ese personaje que interpreta Kirby le sirve a Mundruczó para construir un comentario muy discreto sobre la pena, visible en la desintegración de la pareja y el desconsuelo de la protagonista, pero al observar detenidamente me encuentro con otros textos relacionados a la fertilidad y la fuerza de concepción de la mujer, como si se tratara de un árbol que pone sus frutos durante varias temporadas.

Aunque percibo una caída minúscula de ritmo en la segunda mitad y de un tono moralista algo elemental, la película mantiene mi sensibilidad durante las dos horas en la que esclarece su relato íntimo y desgarrador sobre una mujer que se superpone a lo peor. No solo por el desempeño actoral, sino, además, por esa narración densa que encubre, debajo de la simplicidad, significados diversos sobre el verdadero poder de una mujer: crear vida.

Mis ojos amenazan con humedecer mi cara cuando escucho la música melancólica y empática del gran Howard Shore. Pero se secan cuando veo el final feliz y esperanzador. Al menos eso no me quita el interés. Es un buen drama de Mundruczó.

Ficha técnica
Año: 2020
Duración: 2 hr 08 min
País: Estados Unidos
Director: Kornél Mundruczó
Guión: Kata Wéber
Música: Howard Shore
Fotografía: Benjamin Loeb
Reparto: Vanessa Kirby, Shia LaBeouf, Ellen Burstyn
Calificación: 7/10