VIDEO: Más triste que el propio fallecimiento, el coronavirus no permite velatorios

Por El Nuevo Diario miércoles 25 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Según los lineamientos de Salud Pública para el manejo de cadáveres con sospecha o confirmación de COVID-19, a las personas que fallecen en estas circunstancias no se les debe realizar autopsia ni ser velados, como ocurre con un difunto normal, evitando que se produzca un foco de contaminación para otras personas.

Así lo reiteró este miércoles el ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas,  quien expresó que para este tipo de paciente se implementa un método especial.

“Como ustedes saben es un proceso infeccioso que ha incluido la prohibición de los velatorios de este tipo de paciente, para los que se dispone de unas bolsas especiales que bajo protección deben ser introducidos los cadáveres   para evitar los contagios”, explicó el galeno.

[videopress yTjWUO9Q]

Traslado

El protocolo, que según el ministro ya se ha puesto a disposición de los hospitales y funerarias para tratar estos casos, indica que el fallecido debe ser trasladado inmediatamente a su destino final (inhumación o crematorio), y que, previo a esto, debe permitirse el acercamiento de familiares próximos para una despedida sin establecer contacto físico y con la indumentaria de protección necesaria.

En ese sentido, Sánchez Cárdenas dijo que han puesto en uso ambulancias especiales “que ya están disponibles para el traslado de los cadáveres”.

El cuerpo sin vida debe introducirse en una bolsa sanitaria hermética biodegradable y de traslado, que reúna las características técnicas sanitarias de resistencia a la presión de los gases en su interior, estanqueidad e impermeabilidad, establece la guía de Salud Pública.

La introducción en la bolsa se debe realizar dentro de la propia habitación de aislamiento. Esta bolsa, una vez cerrada y con el cadáver en su interior, se deberá pulverizar con desinfectante de uso hospitalario o con una solución de hipoclorito sódico.

Una vez que el cadáver esté adecuadamente empacado en la bolsa, se puede sacar sin riesgo para conservarlo en el depósito mortuorio, colocarlo en un ataúd para llevarlo al tanatorio, enviarlo al crematorio o realizar el entierro.

Autopsias

En cuanto a las autopsias, el documento de Salud Pública señala que no son recomendables, por la posibilidad de que genere aerosoles.

“Mientras que dure la pandemia, se aplicará la misma disposición para los casos sospechosos y para los confirmados”, pone la circular del ministerio.

Los riesgos habituales del trabajo en la sala de autopsia surgen del contacto con materiales infectivos, especialmente por salpicaduras, más que por inhalación de material infeccioso. Sin embargo, en casos de pacientes fallecidos por COVID-19, los pulmones y otros órganos todavía pueden contener virus vivos y es preciso tomar medidas de protección respiratoria complementarias durante los procedimientos que generan aerosoles de partículas pequeñas (por ejemplo, el uso de motosierras y el lavado de los intestinos).

Si la autopsia se considera realmente necesaria y se puede garantizar que ésta se realiza en un ambiente seguro se podrá llevar a cabo, cumpliendo las recomendaciones respecto al equipo de protección individual y la minimización de la producción de aerosoles.

Féretro y destino final
La bolsa sanitaria hermética conteniendo el cadáver puede introducirse en un féretro normal, sin que sean precisas precauciones especiales.
El destino final puede ser entierro o incineración, en las condiciones habituales; las cenizas pueden ser objeto de manipulación sin que supongan ningún riesgo.

El número de fallecidos en la República Dominicana a causa del coronavirus aumentó a diez este lunes, mientras que los contagiados subieron de 312 a 392.

Entre las defunciones, figura la de la destacada modista criolla, Jenny Polanco, cuyos familiares se enteraron ayer de la triste noticia al mismo tiempo que todos los dominicanos, a través de una rueda de prensa; según el mandato expuesto anteriormente, tampoco pudieron darle una merecida despedida.