(VIDEO) Manuel Núñez: “El bosque dominicano arde en las cocinas de Puerto Príncipe”; RD no se puede dejar destruir

Por Marolin Castillo jueves 6 de octubre, 2022

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El historiador Manuel Núñez aseguró que en Haití no hay ninguna política medioambiental al día de hoy ni pensada a largo plazo, y se continúa su deforestación a un ritmo de un 4%, por lo que los haitianos han trasladado sus necesidades forestales hacia la República Dominicana, en donde estarían quemando árboles para llevarlos como carbón a Puerto Príncipe, a través de la Laguna del Fondo, ubicada en la zona fronteriza.

“Se puede decir hoy en día que el bosque dominicano arde en las cocinas de Puerto Príncipe y eso es lamentable, yo pienso que una de las cosas buenas que está haciendo nuestro presidente es el muro, porque más que la función de detener la migración, la función del muro es evitar el tráfico de carbón”, manifestó.

Puntualizó que la decisión de construir el muro, tomada por el Gobierno encabezado por el presidente Luis Abinader, es muy importante, ya que considera que los haitianos, para no vivir peor de lo que vivirían ahora, deben destruir a la República Dominicana, y lo que a su juicio no se puede permitir.  

Núñez, también académico, fue entrevistado por los comunicadores Holi Matos y Uzzilis Encarnación, en el programa “En el Foco”, transmitido por la plataforma digital El Nuevo Diario TV.

(Ver entrevista).

“La República Dominicana no se puede dejar destruir porque no hay una República Dominicana B, nada más existe una sola que es la que nosotros vivimos actualmente, entonces naturalmente tenemos que del bosque dominicano dependen los ríos que alimentan las cuencas de las presas”, sumó.

En ese orden, señaló que República Dominicana, lo que indica que este país tiene una capacidad de producción de alimentos superior a la de cualquier país de Centroamérica porque tiene la mayor cantidad de tierras irrigadas.

“Evidentemente el país no puede comprometer su desarrollo por las necesidades que tenga Haití que es otro país y le corresponde a ellos resolver su situación, pero no destruyendo a la República Dominicana.

También, durante la entrevista el historiador sostuvo que en el vecino país no hay una autoridad que haga cumplir las leyes ni quien haga respetar la propiedad, consideró que lo que se ha producido allí es “un proceso de somalización”.

En tal sentido, señaló que ese país vive de la piratería, se secuestran extranjeros, embarcaciones, aviones o se produce cualquier tipo de situación que pueda dar pie al cobro de una recompensa a posteriori.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar