Vicepresidente de Ecuador insiste no hay pruebas contra él en caso Odebrecht

Por EFE lunes 27 de noviembre, 2017

 EL NUEVO DIARIO, QUITO.- El vicepresidente sin funciones de Ecuador, Jorge Glas, insistió hoy en que no existen pruebas en su contra del presunto delito de asociación ilícita del que es acusado en un juicio sobre la trama de supuestos sobornos de la firma brasileña Odebrecht.

Al inicio del cuarto día de la audiencia de juzgamiento, Glas dijo que hasta ahora la ciudadanía no puede ver una prueba en su contra “porque no existe” y porque no ha cometido “delito alguno”.

Aseguró que no conoce a la mayoría de las personas que se encuentran entre los procesados en el juicio, al que se ha llamado a a un total de trece presuntos autores del delito de asociación ilícita, cuatro de los cuales están prófugos, entre los que figura el excontralor de Ecuador, Carlos Pólit.

“Me dibujan a mí como que soy el jefe de una supuesta banda, y ¿cómo puede ser eso posible cuando ni siquiera conozco a la mayoría de las personas procesadas?”, se preguntó Glas.

Añadió que las acusaciones “tienen que ser probadas dentro de las audiencias, y hasta ahora no han sido probadas de ninguna manera y no van a poder probar porque sencillamente las pruebas no existen”, declaró a la prensa antes del inicio de la audiencia.

Glas, al que el presidente, Lenín Moreno, le retiró las funciones en agosto por diferencias políticas, recalcó que “no ha habido un sólo correo electrónico, ni nadie ha presentado algún correo electrónico que yo haya intercambiado con nadie respecto al tema de Odebrecht”.

Defendió ante los medios que en la víspera un informe policial presentado en el juicio omitió los testimonios de testigos que han sido llamados a comparecer y que, en su opinión, probarían su inocencia.

Según él, esos relatos “manifiestan con claridad que jamás llamé a pedir algún favoritismo para Odebrecht ni para ninguna empresa”.

Hasta el momento en la Corte Nacional de Justicia han declarado más de 20 personas, entre testigos y peritos.

Ese tribunal dilucida la cuestión desde el viernes después de que el pasado 14 de noviembre se determinara la apertura de juicio al vicepresidente por el presunto delito de asociación ilícita.

Glas se encuentra en prisión preventiva en la cárcel número 4 de Quito desde el 2 de octubre y es el político de más alto rango en el banquillo de los acusados salpicado por el escándalo.

El vicepresidente, que resultó electo en la segunda vuelta electoral de abril pasado, ha defendido siempre su inocencia y achaca su situación a una supuesta persecución política y mediática.

En diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que Odebrecht pagó 788 millones de dólares en sobornos en doce países de Latinoamérica y África.

En el caso de Ecuador, dicho informe señala que entre 2007 y 2016 la constructora brasileña pagó sobornos por valor de más de 35,5 millones de dólares a “funcionarios del Gobierno”, lo que supuestamente le generó unos beneficios de más de 116 millones de dólares.