Vicedecano Augusto Bravo aboga por políticas de protección a deportistas dominicanos desde el Estado

Por El Nuevo Diario domingo 1 de octubre, 2017

EL NUEVO DIARIO, Santo Domingo, R.D.- El Vicedecano de la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Maestro Augusto Bravo, propugnó porque desde el Estado se implementen políticas públicas de protección a los atletas dominicanos, de cara a su desarrollo desde la infancia hasta lograr competir en términos profesional a nacional e internacional.

Bravo planteó que el Congreso dominicano debe recoger las inquietudes necesarias tendentes a legislador en pro de que los jóvenes atletas dominicanos no sean víctimas de sectores que se aprovechan del talento y les exploten en su provecho en las actividades deportivas, sobre todo por la carencia de una ley especial de protección al deportista criollo.

“En el baloncesto vimos estrellas desfilar y brillar en los Torneos del Distrito Nacional que por carecer de otra formación no pudieran llegar más lejos como a los escenarios de la National Basketball Associattion (NBA)”, manifestó el aspirante a Decano de la Facultad de Humanidades de la UASD.

El historiador y académico puso de ejemplo a estrellas del baloncesto criollo como Vinicio Muñoz, Héctor Báez, Víctor Chacón, Winston Royal, Eduardo Gómez, entre otros que carecieron de protección desde un Estado en el cual se pueda propiciar que las universidades dominicanas protejan a esos atletas hasta que puedan firmar en actividades profesionales en otros países, o en el menor de los casos que se les ofrezcan becas de estudios cubiertas cien por ciento  por las academias.

Planteó que esa política deportiva de protección a los deportistas dominicanos puede incluir a una serie de deportes como el Baloncesto, el fútbol, el voleibol y el béisbol, principal pasatiempo de los dominicanos que jamás debió estar carente de protección estatal.

“Son muchos los peleteros jóvenes con talentos que han sido víctimas de busca talentos que si bien es cierto hay que valorar determinado interés en promover a prospectos a fin de que puedan lograr pasar al beisbol profesional de los Estados Unidos, no es menos verdad que deberían regirse por una normativa local que regule determinadas actuaciones desenfrenadas”, dijo.

El funcionario universitario recordó que en el caso del béisbol ha visto estadísticas citadas por cronistas deportivos que indican que de cada cien peloteros que firman para el béisbol profesional con equipos de Ligas Menores, sólo entre uno y dos por ciento puede llegar a Grandes Ligas.

“Eso significa que jóvenes que suelen firmar con apenas 17 años de edad y que por una u otra razón no pueden seguir trillando el camión de las Grandes Ligas, quedan en libertad a los 20 y 21 años de edad, la mayoría sin recursos económicos porque a excepción de los que pueden lograr bonos económicos cuantiosos, la mayoría tienen que pagar un amplio porcentaje de sus bonos a los busca talento, de manera que requieren de protección estatal para que incursionen en estudios o actividades de utilidad al deporte dominicano”, sostuvo.

Insistió en la necesidad de una normativa de protección al deportista dominicano en sentido general porque hay casos en que cuando pasa su etapa de juventud o se sufre alguna lesión que les afecta, quedan en la indigencia porque carencia de preparación.

El profesor Bravo planteó que “en toda parte del mundo, donde se invierte en educación va cónsono el deporte, de modo que se puede rescatar las actividades deportivas como en una época fue el béisbol amateur en la UASD, que se destacó de manera brillante en ésa y otras disciplinas deportivas”.

Puso de ejemplo de un atleta protegido desde un campus universitario a Felipe Rojas Alou, quien antes de firmar hacia equipos de Grandes Ligas fue un estudiante de Medicina en la UASD y debido a eso pudo recibir otro trato en una época muy difícil y matizada por prácticas de racismos en Estados Unidos.

Exhortó a los jóvenes a alejarse de las drogas y de los vicios y que mantengan la mente sana practicando una disciplina deportiva, alejarse de la corrupción y mandar un ejemplo sano de que se puede estudiar, trabajar y practicar actividades deportivas.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar