Verdaderamente es repugnante

Por Luis Brito sábado 7 de enero, 2017

Edward Montás (hoy superior a Judas–ya lo explicaremos), nosolamente es el principal testigo presencial del asesinato de Mateo AquinoFebrillet. Por él fue acribillado a tiros el ex rector de la UASD.

El pleito que dio con la trágica muerte de Febrillet, seoriginó entre Blas Peralta y Montás, en cuya confrontación el malogradoacadémico intentó persuadir con resultado funesto para él.

El blanco y objetivo del tirador era Montás, quien habíaabandonado el lugar con Mateo Aquino, quien recibe los disparos mortales dequien apretó el gatillo y que todo apunta fue Blas Peralta.

Así de simple: Febrillet muere por proteger a Montás y éste hombre tiene la desfachatez y la osadíade traicionar de manera vil (aun después de muerto) a quien intentó salvarle lavida.

Es insuficiente buscar en el diccionario el calificativoadecuado para este monstruoso acto de traición, porque bajeza, ruindad, vileza,cobardía, ingratitud y perversidad son palabras que se quedan cortas.

A este señor no le importa que la opinión pública piense y concluyaque ha cometido esta traición a cambio de una negociación.

Y va más allá cuando involucra a tu propia madre para justificaren el vacío un fallido intento de explicar o documentar su engaño y deslealtad.

En la prisa por encontrar un argumento que no existe le haceninventarse que por esta situación su madre ha sufrido un derrame cerebral,ignorando que la ciencia médica no tiene cómo probar con exactitud que estecaso en particular le haya provocado esa falla en el cerebro.

Judas Iscariote queda en los registros bíblicos como elhombre que traicionó a Jesús, pero Montás lo supera con esta acción mucho másperturbadora, traicionando a su amigo después de muerto. Verdaderamente esrepugnante.

En la elaboración del documento para desistir de la querella,las partes quisieron “asegurarse” (la Fiscalía no lo ve así y se lo aclaró) deque no queden cabos sueltos.

Este señor deja implícito que mientras vida tenga noaccionará en este caso contra Blas Peralta. Léalo usted mismo: “Medianteel escrito de manera voluntaria, con plena capacidad y amparado en el artículo124 del Código Procesal Penal, renuncio y desisto, desde ahora y para siempre,y sin reservas de ningún tipo, de la querella con constitución en actor civilde fecha 23 de mayo del 2016, interpuesta en contra de los señores BlasPeralta, Rafael Herrera Peña, Geraldo Félix Bautista Mena y Franklin AlejandroVenegas Rivas”.

No más palabras, su señoría.

 

 

Comenta