Verdad y transparencia

Por Luis Fernández martes 21 de marzo, 2017

A través de todo el proceso histórico de la Republica Dominicana, desde la independencia hasta nuestros días, han existido personas y organizaciones sociales y políticas que se dedican a tergiversar y a deformar la realidad histórica calumniando a líderes políticos responsables, con el fin de provocar confusiones y desviar la atención de las fuerzas progresistas de su lucha a favor de los intereses del pueblo dominicano.

Este pobre ejercicio de la actividad política, descalifica a sus promotores típicos pequeños burgueses, deseosos de un liderazgo que no se han ganado en buena lid y que con sus frustraciones y tremendismo pretenden mediante la descalificación de todas las instituciones, provocar la desconfianza de la población creando el caos y el desorden en el país.

En un discurso pronunciado ante el Congreso Nacional, reunido en Santiago el 16 de Agosto de 1963, con motivo del centenario de la Restauración de la República, el maestro Juan Bosch planteó lo siguiente,’ toda obra digna pasa a menudo Bajo las sombras de la infamia, el que combate, sin embargo no puede detenerse ante la infamia. Hay un camino a seguir, en la guerra como en la política: el camino que desembocara un día en la unión de todos para asegurar el bienestar de todos bajo un sol de libertad¨.

Cuánta razón tiene Juan Bosch, Es por esto que cuando escuchamos planteamientos que a nuestro juicio no reflejan la realidad o que pretenden confundir, hacemos esfuerzos desde nuestra óptica por aclararle a la población las intenciones de algunas personalidades y fuerzas políticas que en nuestro país solo se dedican a criticarlo todo y a no aportar nada, siendo estos en la realidad los que siempre se han opuesto a los cambios sean estos superficiales o profundos, además de aliados de los peores intereses nacionales.

Desde hace algún tiempo hemos estado escuchando a través de los medios de comunicación escritos, radiales y televisados como algunos personajes erigiéndose como personas calificadas proclaman a todo pulmón su pureza y su lucha contra la impunidad, estos politiqueros , enganchados a analistas se aprovechan del escaso desarrollo político de una parte de la población, utilizando la sugestión, para imponer fenómenos políticos deformados, diferentes a la realidad, valiéndose de la mezcla de mentiras con verdades, para que quienes los escuchen , sean presas fáciles de sus malsanas intenciones.

La justeza de la lucha contra la corrupción y la impunidad, con la cual estamos totalmente de acuerdo, no debe ser desvirtuada por políticos que quieren pescar en rio revuelto y a los cuales no les interesa para nada la suerte del país .sino sus propios intereses particulares o de grupo.

Politizar esta lucha queriéndola llevar al cuestionamiento del Presidente de la Republica y de las instituciones del país, llevando el mensaje de que en República Dominicana nada sirve y que todo está perdido, llegando algunas instituciones y partidos a hablar de que la paz social está amenazada, no es el mejor camino a seguir, el país lo que necesita es seguir con un sano ejercicio democrático, en el cual la población pueda ejercer plenamente sus derechos en paz.

La violencia y la sedición no deben ser un fin, no debemos dejarnos confundir frente a un gobierno electo de manera legítima con más del 60% de la población, que gobierna para la gente favoreciendo a sus sectores más necesitados, las más de 162 visitas sorpresas del Presidente Medina en todo el país y sus resultados así lo demuestran, el proyecto La Barquita, ciudad Juan Bosch, Prados de Cachón y ahora el nuevo Domingo Sabio son un ejemplo de por dónde marcha este gobierno.

El Teleférico de Santo Domingo, la planta de Punta Catalina, el apoyo que se confiere a la revolución educativa con nuevas inversiones en construcción de escuelas, las novedades para asegurar la calidad educativa, la tanda extendida y el Plan Nacional de Alfabetización Quisqueya Aprende Contigo, a lo que debemos agregar La eficiencia, disciplina fiscal y transparencia en las ejecutorias gubernamentales, y la construcción de infraestructuras, hechos que constituyen pruebas contundentes que nos dicen que este es un gobierno dirigido por un presidente y por un Partido comprometido con las mejores causas nacionales.

Los vocingleros de siempre no reconocerán nada de lo que se ha hecho, su misión es desconocer y desacreditar todo, que pena que sea así, los hechos pesan más que todas las palabras, la verdad es que la Republica Dominicana no es la misma que en el año 1996 cuando el PLD asumió el poder, que ahora en este año 2017, la creación de riquezas que ha tenido el país en los gobiernos del PLD en innegable y está a la vista , lo que no pueden mostrar las fuerzas políticas atrasadas que en determinados periodos han gobernado el país.

Juan Bosch, lo dice de esta manera, “Sólo quien reconoce la grandeza ajena puede ser grande, y que los que discuten la gloria de otros carecen del derecho a disfrutar la propia”

Indudablemente que faltan cosas por hacer , como país tenemos grandes retos pero lo importante es que hay la voluntad de seguir adelante y cumplir los compromisos con el Pueblo Dominicano, no importan los obstáculos y las adversidades que se presenten, las cuales no desviaran el propósito de gobernar para la gente de las presentes autoridades.

Las redes sociales están llenas de acusaciones vagas e infundadas contra presentes y pasados funcionarios, se repiten las acusaciones sin siquiera investigar, estamos frente a una gran campaña de desinformación, chismes y mentiras, .Qué penosa es la existencia de los que, a fuerza de calumnias, infundios y mentiras ?y de querer dañar reputaciones de personas cuyas vidas desconocen? aspiran a ocupar espacios que no merecen.

 

En el país hay que dejar que las instituciones funcionen como deben hacerlo en todo sistema democrático, el que cometió un acto de corrupción debe pagar su falta de manera ejemplar sin impunidad, a eso aspiramos los que creemos en una cada vez mejor República Dominicana.

 

La verdad debe abrirse paso frente a las mentiras o calumnias, propiciando en ejercicio político democrático, que permita ejercer los derechos ciudadanos con apego estricto a principios y valores que fortalezcan la Democracia Dominicana, creo oportuno cerrar este artículo con esta frese del maestro Juan Bosch

“Los infundios son infundios y la verdad

es la verdad, y la verdad queda fija e inconmovible,

entera y pura, cuando el viento de los años, pasando

por entre los infundios, los va haciendo polvo”.

 

Comenta