Venezuela dice haber pagado varios bonos y celebra acuerdo de deuda con Rusia

Por EFE miércoles 15 de noviembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, Caracas.- Las autoridades venezolanas aseguraron este miércoles haber efectuado “con éxito” el pago de los dos bonos de la petrolera estatal PDVSA por cuyo retraso había sido declarada en “default restringido” esta empresa, al tiempo que celebraron el acuerdo rubricado con Rusia para reestructurar una deuda de 3.000 millones.

“Aclaramos ante el mercado financiero internacional que el pago de capital del PDVSA 2017 y 2020 (…) fueron realizados con éxito”, explicó la compañía en un mensaje de Twitter, tratando de conjurar los temores a la suspensión de pagos sobre la que conjeturan los inversores por las dificultades para cumplir que está mostrando Venezuela.

El retraso de una semana en los pagos a sus tenedores de estos dos bonos -que vencían el 27 de octubre y el 2 de noviembre y sumaban juntos cerca de 2.000 millones de dólares- provocó que la calificadora de riesgo estadounidense Fitch colocara esta semana en “default restringido” a PDVSA.

La empresa petrolera -que reporta al Estado venezolano el 95 por ciento de las divisas que le entran- aseguró además haber “ejecutado” el “pago de los intereses del bono PDVSA 2027”, sin especificar la fecha en que abonó el dinero.

Según documentos a los que tuvo acceso Efe, estos intereses ascendían a 80,6 millones de dólares y vencían el pasado 12 de octubre. Los intereses contaban con un período de gracia de 30 días que expiró el lunes.

Horas antes, el Ministerio de Economía y Finanzas anunciaba haber “iniciado la transferencia de los intereses de los bonos soberanos 2019 y 2024”, que ascienden a 199,6 millones de dólares y vencieron 13 de octubre (con un período de 30 días también expirado).

“Nuestro Gobierno sigue cumpliendo sus compromisos y ratifica el llamado a renegociación de la Deuda Externa Venezolana”, agregaba la comunicación del Ministerio en Twitter.

Por otra parte, el Gobierno venezolano firmó este miércoles en Moscú un acuerdo con Rusia “de recomposición de la deuda externa”, que según un comunicado conjunto “implica la extensión del período de pago, originalmente establecido para el año 2022, hasta el año 2026” de una deuda de 3.150 millones de dólares.

“¡Venezuela avanza hacia la recomposición de su deuda externa, en beneficio de su pueblo!”, dijo sobre el compromiso el titular de la Cartera de Economía y Finanzas, Simón Zerpa.

Según cifras oficiales, Venezuela tiene una deuda externa acumulada de 150.000 millones de dólares, la mayor parte de la cual fue contraída por PDVSA bajo el mandato del difunto presidente Hugo Chávez.

El presidente Nicolás Maduro ordenó el pasado 2 de noviembre la creación de una comisión para intentar refinanciar o reestructurar toda la deuda externa de Venezuela a partir del pago principal del bono PDVSA 2017, que vencía el 2 de noviembre.

Maduro convocó el pasado lunes en Caracas a los tenedores de los bonos del Gobierno venezolano y de PDVSA a una reunión para tratar una renegociación de la deuda.

Venezuela espera obtener nuevos financiamientos o mejores condiciones de pago de sus principales acreedores -la mayor parte de los cuales son estadounidenses- para evitar una suspensión de pagos que podría llevar al embargo de sus bienes en el exterior.

Sobre lo ocurrido en la reunión se pronunció hoy el integrante de la plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente instaurada por el oficialismo David Paravisini, que consideró la reunión “un éxito” y afirmó que “se llegó a un acuerdo de tratar el tema en el mejor ánimo y voluntad”.

Según contaron a Efe fuentes cercanas a algunos tenedores de bonos, el vicepresidente venezolano, Tareck el Aissami, no presentó ninguna propuesta concreta durante el encuentro, que duró menos de media hora y estuvo protagonizado por las críticas de los emisarios del Gobierno a las sanciones financieras de Estados Unidos.

Las sanciones dictadas por Washington en agosto prohíben a ciudadanos y empresas estadounidenses negociaciones con deuda nueva emitida por Caracas y por PDVSA, lo que ha complicado aún más el ya menguado acceso al crédito de Venezuela.

El país caribeño atraviesa una grave crisis humanitaria marcada por la hiperinflación registrada por primera vez en octubre y por una escasez de alimentos, medicamentos y otros productos agudizada en los últimos meses por el sacrificio de las importaciones para poder pagar la deuda externa. EFE

 

 

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar