Ven políticos dan al 2018 tinte de ser un año pre electoral

Por Luis Brito domingo 21 de enero, 2018

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- No así establecido en el calendario hacia las elecciones del 2020, este 2018 se comportará como un año pre electoral, tomando en cuenta los movimientos políticos y lo agitado en que  comienza a comportarse el panorama proselitista en la República Dominicana.

Los partidos, el liderazgo y dirigentes políticos se han activado temprano, con un aparente propósito de dejar definidos procesos que serían vitales en la carrera hacia las elecciones generales de mayo del 2020.

Así las cosas, el accionar político proyecta una intensidad y entusiasmo que es inusual, al menos en este tramo, faltando todavía dos años y 4 meses para que se lleve a cabo la próxima contienda electoral.

La aparente pasión por la política que actualmente vive el país, pese a un marcado descrédito del sistema de partidos en la República Dominicana, viene dada por los preparativos que se realizan para los procesos internos de las organizaciones políticas.

También, los conflictos hacia adentro que se debaten en varios de los partidos, incluso en los mayoritarios, hace que surja a destiempo una efervescencia política.

La definición de las candidaturas presidenciales en varias de las organizaciones habrá de quedar definida al finalizar este 2018, aunque en otros partidos algunos de esos procesos quedarán aplazados para el primer trimestre del año entrante.

Asimismo, el Partido Revolucionario Moderno (PRM), principal de oposición, se aboca a renovar a sus autoridades, en una convención pautada para el 18 de febrero que le proporcionará mayor vigencia e incidencia en el electorado.

Pero igual, el PRM se expone a un resquebrajamiento de su unidad, producto de la intervención directa de sus dos principales líderes, Hipólito Mejía y Luis Abinader, quienes han inclinado la balanza a favor de sus respectivos candidatos a la presidencia y secretaría general de ese partido.

En una situación de incertidumbre se sitúa la unidad del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), al parecer sujeta desde hace un tiempo a la decisión del sistema de primarias, si abiertas o cerradas, poniendo sobre la mesa tensión en el liderazgo del partido morado.

El Partido Reformista Social Cristiano, que navega en aguas muy turbulentas por mantener una precaria unificación, tiene el desafío de cohesionarse para evitar un mayor debilitamiento.

Mientras el Partido Revolucionario Dominicano, bajo el régimen de Miguel Vargas Maldonado, debe decirse, en un plazo hábil, si se desliga del oficialismo para crecer como partido de oposición, o si se mantiene aliado a la fuerza oficialista.

Todas estas fichas que deberán moverse de manera irrefrenable en un complicado ajedrez político, harán de este 2018 un año más que intenso políticamente hablando, tanto que lo hará parecer el umbral o la antesala de las elecciones nacionales del 2020.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar