Van a picar el ¨Libro Verde¨….pero en pedacitos

Por Humberto Salazar jueves 16 de febrero, 2017

Es tan serio el problema que ha desatado la ¨firmadera¨ del denominado ¨libro verde contra la impunidad¨, que es mas que posible que termine picado en tantos pedacitos como organizaciones quieran tener el total de las firmas que se han conseguido con los operativos realizados por todo el país.

Lo peor que hay en el mundo es usted trabajar y no saber para quien lo hace, mas aún no tener claro cuales son los propósitos de algunos cuyas ¨brillantes¨ ideas son puestas en ejecución, por personas que podrían estar movidas por la mejor buena fe, pero no logran entender que en la actividad política no existe la inocencia.

Esta claro que las firmas que con tanto entusiasmo recogen algunos en carpas pintadas de verde, no servirán para el propósito que se anunció, y muchos menos llegaran, a menos que las inflen con una buena dosis de levadura fraudulenta, al mas de un millón que llenaba la boca de los organizadores como objetivo.

No existe ninguna posibilidad legal ni política, pues la realidad concreta de la República Dominicana lo impide, de que un documento firmado por un grupo de personas sin calidad para hacerlo porque no representan al país, llegue a las Naciones Unidas, se le haga caso, y usándolo como instrumento se pueda intervenir en los asuntos internos de un estado miembro.

Para los organismos internacionales de cualquier tipo o tamaño, la voz a escuchar cuando se habla a nombre de nuestro país, es la de los representantes acreditados por el gobierno dominicano, que a su vez es el fruto de una elección libre y soberana en unas elecciones democráticas con una amplia participación, donde se impuso el actual Presidente Danilo Medina por una amplia mayoría.

Por esto es que se ha desatado una lucha interna dentro de las organizaciones que están patrocinando, y algunas pagando como es el caso de una facción del Partido Revolucionario Moderno, la firma del denominado ¨libro verde¨, por la posesión del total de firmas que serviría para justificar la pertenencia de los que apoyan con su rubrica, la abdicación de la soberanía del poder judicial dominicano frente a un organismo extranjero.

Como este fin está mas que claro no será posible, ya que viola en forma clara nuestra Constitución y las leyes de la República, el lucha de estos grupos tan variopintos, se centra ahora en la posesión del total de firmas, porque esto le serviría a algunos de los políticos que dan la cara, y otros que lo hacen en forma oculta, contar con el instrumento mas difícil de conseguir para el reconocimiento de un partido político nacional o un grupo local que pretenda participar en las próximas elecciones.

El artículo 42, acápite e, de la ley electoral número 275-97, que es la que esta vigente hasta el momento, dice lo siguiente en cuanto a los requisitos para el reconocimiento de un partido político por parte de la Junta Central Electoral:

…presentación de los siguientes documentos: ¨Una declaración jurada de los organizadores de que el partido cuenta con un número de afiliados no menor del dos por ciento 2% de los votos validos emitidos en las últimas elecciones ordinarias presidenciales, la cual estará acompañada, en aquellas provincias donde presente organismos de dirección, una lista con los nombres, número de cédula de identidad y electoral y direcciones con aquellos que respalda la solicitud, con no menos del uno por ciento (1%) de loe votantes de las provincias en las últimas elecciones ordinarias presidenciales….

Es decir, para que un partido político sea reconocido, pueda participar con símbolos y colores propios, reciba fondos de la Junta Central Electoral aparezca en la boleta, el requisito mas complicado es conseguir las firmas de no menos del 2% de los ciudadanos que votaron en las ultimas elecciones.

Si hacemos un calculo de cuantas firmas se necesitarán, pues en el año 2016 votaron en la boleta A, que era la presidencial, cuatro millones setecientos ocho mil personas (4,708.746) por lo que para reconocer a un partido se necesitarán un mínimo de noventa y cinco mil firmas (95,000) que es igual al dos por ciento (2%) de los votos emitidos.

Como hasta el momento, según los mismos que organizan la recogida de las firmas, llevaban un poco mas de cien mil (125,000), claro cifra que resultaría del consolidado a nivel nacional, quien sea capaz de tener en sus manos el total, que comienza por tener en las manos todos los ¨libros verdes¨ distribuidos a través todo el país, entonces esta información podría servir los interesados en la base legal para el reconocimiento de un partido político.

Esta es el motivo que ha desatado una verdadera guerra, encabezada por los que dirigen Participación Ciudadana y otros movimientos de la denominada sociedad civil, por tener en sus manos la matriz de todos los ¨libros verdes¨, ya que juran pueden convertirse en el Podemos del Caribe.

Ese grupo de anti sistema encabezado por Pablo Iglesias, que desde las pantallas de la televisión que se ha convertido en la segunda fuerza política de España, solo que en nuestro país ni existe la crisis económica sobre la que se asentó esa organización, ni hay la debacle política que ha debido suceder para que surja esa fuerza alternativa a los partidos tradicionales.

Lo cierto es, que ante lo evidente, que las firmas no van a servir para lo que dicen las están buscando, lo mas probable es que el tan mencionado ¨libro verde¨, termine hecho picadillo, picado en pedacitos, roto por todas partes, ante el pugilato que están montando a ver quien se queda con el premio de la base de datos completa con los originales de las firmas y ls cédulas, porque para los mas sabios, eso es lo único que podrían usar para el futuro.

 

Comenta