Valor de Hombre, Ternura de Dios

Por Victor Elias Aquino sábado 20 de abril, 2019

Aquel mismo día llegaron unos fariseos, diciéndole: “Sal, y vete de aquí, porque Herodes te quiere matar”.

El verso que inicia éste diálogo está en la biblia, justo en el capítulo 13: 31. Es el inicio de un incidente en la vida de Jesús, el hijo de Dios se enfrenta al poder de uno de los imperios más importantes e la humanidad. Nunca tuvo temor de ser llevado a la cruz; nunca, nunca, nunca.

Miren por qué titulé estas líneas de esa manera, esto fue lo que dijo Jesús –“ Id y decidle a ese zorro: Yo expulso demonios, y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día cumplo mi propósito.”

Pero, Jesús no se quedó ahí, acto seguido, advirtió a los acólitos del rey que “ un profeta no puede morir fuera de Jerusalén”.

El tiempo pasa, pero en la vida, se da el caso que, en ocasiones religiosos y gobernantes se creen que pueden vivir por encima del bien y del mal, de lo justo y lo injusto, que sus opiniones pueden ser ley batuta y constitución.

Jesús, el Dios encarnado responde como hombre y como Dios, ambas cualidades en un 100 por ciento, tuvo sed, tuvo hambre y misteriosamente y al mismo tiempo fue y es Dios.
No todo el mundo llama zorro a un gobernante, sobre todo qué ese tenía el poder de disponer de la vida de los súbditos del reino. Un botón de muestra, ahí está el caso de Juan el Bautista el último gran profeta, aquel cuando le preguntaron si era el enviado, dijo que “no era digno de atar la el nudo de los zapatos de éste, esa era tarea de esclavo, ni siquiera se consideraba esclavo.

Pensemos en el zorro como animal porque tiene connotaciones interesantes, es símbolo de la destrucción y la desgracia por añadidura; la bajeza también por añadidura.

Echo la vida dándose a los demás, su tiempo era corto en esta tierra, se la pasó sanando, predicando el bien con su ejemplo, sanando con aún con el borde de sus mantos.

Hace tiempo que conozco que, los fariseos pertenecían a un grupo religioso judío de la época de Jesús que se caracterizaba por observar escrupulosamente y con cierta afectación los preceptos de la Ley mosaica.

Lo penoso es, que se interesaba más por la manifestación externa de esos preceptos que por seguir el espíritu de la Ley.

Los famosos fariseos, aquellos que oraban con palabrerías para ser oídos y sentirse grandes e importantes en el tempo. Pero así como hay muchas clases de dominicanos: buenos, malos, sensatos, insensatos, entregados a la familia, al bien, a servir a Dios y otras clasificaciones, hay gran cantidad de fariseos.

El tema es fascinante, en un comentario del nuevo testamento; el de William Barclay me enteré que había los que eran llamados fariseos de la contabilidad, ellos vivían sólo para tener al día la lista de buenas obras realizadas.

Otros eran los de la joroba, ya lo adivinaron, andaban doblados mostrando al mundo su falsa humanidad, y unos fariseos que amaban a Dios, éstos seguían el ejemplo de Abraham y otros hombres con los cuales Dios hizo pacto. Creo que si me tocara ser fariseo abrazo a éste grupo…

Por Víctor Elías Aquino

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar