Urgente: Carreteras de cemento investigación

Por Manuel Berges Hijo sábado 9 de diciembre, 2017

¡Solo siendo dominicano, se siente lo que yo siento!

La autopista entre la Capital y Santiago en algún momento fue hecha de Cemento Portland por la famosa empresa norteamericana la Constructora Elmurhrst, así como la autopista Santo Domingo – Aeropuerto Las Américas.

En mi  investigación no logre encontrar las razones por las cuales se cambió la pavimentación de esas Autopistas, al Asfalto, que es un subproducto final de la refinación del petróleo  y  que es utilizado principalmente para la pavimentación de calles,  pero amigos consultados me dicen, no lo puedo afirmar categóricamente,  que en la actual  realidad se trata de un Monopolio injustificable, en manos de una misma compañía la Sargent Petroleum,  a cargo de un ciudadano extranjero conocido como el “ magnate del asfalto”, que opera a sus anchas en el país sin control ni supervisión, desde el año 2000, y me citan el agravante de que las autoridades existiendo en el país unas siete fábricas de cemento, obligaban a pagar una compensación de 10 centavos de dólar por cada galón de cemento traído al país por otros transportistas o importadores, con obvios fines de que el cemento importado cueste más que el Asfalto y sea este el producto a utilizar para el asfaltado de las calles. No sé más. Lo dejo ahí. Si existe este monopolio, es obligación del Gobierno, eliminarlo.

Pero mejor vamos a lo nuestro, el uso del Cemento en nuestras Carreteras. El cemento se forma a partir de una mezcla de caliza y arcilla calcinadas y posteriormente molidas,  que tiene la propiedad de endurecerse al contacto con el agua.  El producto resultante de la molienda de estas rocas se llama Clinker y se convierte en cemento cuando se le agrega yeso para que adquiera la propiedad de fraguar al añadirle agua y endurecerse posteriormente.

Mezclado con agregados pétreos  tales como la grava y la arena  y agua, crea una mezcla uniforme, maleable y plástica que fragua y se endurece, adquiriendo consistencia pétrea, denominada hormigón. Utilizado en nuestro país, en construcción e ingeniería civil.

Los pavimentos de concreto para calles, caminos vecinales y carreteras no solo son más económicos hoy por hoy, sino que son mucho más eficientes desde el punto de vista energético y son totalmente sostenibles en el tiempo, pues dependen básicamente de un proceso de fabricación más o menos simple que utiliza materias primas abundantes en la naturaleza mundial y en nuestro  amado país, y no de un proceso de extracción de un recurso natural cada vez más escaso, como lo es el Petróleo.

Una carretera de cemento requiere menor uso de recursos durante su construcción, la superficie de la carretera genera menos ruido que el asfalto, el cemento cuesta menos y ahorra combustible al vehículo en su rodamiento, el cemento es renovable y reciclable.

El cemento se empezó a utilizar en la Antigua Grecia utilizando tobas volcánicas extraídas de la Isla de Santorini, los primeros cementos naturales.

En el siglo I a. C. se empezó a utilizar en la Antigua Roma, un cemento natural, que ha resistido la inmersión en agua marina por milenios, formaban parte de su composición cenizas volcánicas obtenidas en Pozzuoli, cerca del Vesubio. La bóveda del Panteón es un ejemplo de ello. En el siglo XVIII John Smeaton construye la cimentación de un faro en el acantilado de Eddystone, en la costa Cornwall, empleando un mortero de cal calcinada.

En el siglo XIX, en 1824 los Señores Joseph Aspdin y James Parker patentizaron el Portland Cement, denominado así por su color gris verdoso oscuro similar a la piedra de Portland. Isaac Johnson, en 1845, obtiene el prototipo del cemento moderno, con una mezcla de caliza y arcilla calcinada a alta temperatura.

En el siglo XX surge el auge de la industria del cemento, debido a los experimentos de los químicos franceses Vicat y Le Chatelier y el alemán Michaélis, que logran cemento de calidad homogénea; la invención del horno rotatorio para calcinación y el molino tubular y los métodos de transportar hormigón fresco ideados por Juergen Heinrich Magens que patenta entre 1903 y 1907.

Tenemos en nuestro amado país, unas siete empresas productoras de cemento agrupadas en su mayoría en la Asociación Dominicana de Productores de Cemento Portland (ADOCEN) la cual ha  reiterado que el cemento y el concreto deben ser considerados como primera alternativa de pavimentación en los proyectos viales del país, debido a su durabilidad, facilidad de mantenimiento y bajo costo en la inversión.

El Presidente de la entidad, Gabriel Ballesta, resaltó que las vías de cemento ahorran los costos de mantenimiento a largo plazo y reducen la emisión de dióxido de carbono y el consumo de combustible.

Al hablar en el taller “Impacto positivo de los pavimentos de concreto en la sustentabilidad de infraestructuras”, organizado por el gremio que agrupa entre otras a las empresas DOMICEM, CEMEX, ARGOS Y CEMENTOS CIBAO, el Señor  Gabriel Ballesta dijo que la inversión que se realiza en el desarrollo vial del país tiene una importancia  estratégica, ya que el cemento y el concreto son líderes de los nuevos proyectos de pavimentación a nivel mundial, dependiendo del proyecto específico, incluyendo la idea que para caminos vecinales, existen soluciones adecuadas.

Reconoció que el precio del asfalto ha bajado, pero lo mismo ha ocurrido con el cemento, por lo cual hay una competitividad muy buena.

El Señor Fernando Abraham, consultor de infraestructura de transporte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ha expresado que la construcción de carreteras con cemento es valorada como generadora de empleos, de ingresos y, sobre todo, de mejores condiciones de vida para aquellos países que la adoptan, por lo cual se usan en carreteras de Estados Unidos, Alemania, España, Bélgica y Austria.

El presidente de ADOCEM, Gabriel Ballesta, dijo que espera que nuestras autoridades  incorporen el cemento en las soluciones viales del país. Porque este resulta más económico en su construcción inicial. Por su baja rugosidad y flexibilidad, el usuario siente el manejo de su vehículo con mayor comodidad, se desliza con suavidad y silenciosamente. Tiene un periodo de vida útil de entre 10 a 15 años, con el debido mantenimiento.

Imaginemos nuestros caminos vecinales que se deben llamar “Caminos Productivos, construidos en Cemento, de fácil rodadera para que nuestros agricultores puedan transportar su productos a las ciudades y a su vez ellos reciban sus insumos. Lo fácil que resultaría, la reparación en caso de hoyos.

Usemos nuestro Cemento y ahorremos divisas en la compra al exterior del Asfalto.

¡Dominicano, hoy, se necesita sangre tipo Duarte!

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar