Según Unicef: RD medalla de plata en mortalidad infantil

Por Humberto Salazar lunes 3 de julio, 2017

En un informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia y la Niñez (UNICEF) sobre la mortalidad infantil y sobre la situación de la niñez en el continente, los resultados son penosos para un país como la República Dominicana, que en términos económicos ha logrado avances significativos en la ultima década.

Según el informe de esta entidad nuestro país ocupa el segundo lugar en América Latina nuestro pais gana medalla de plata en mortalidad infantil, pues es el paisen que mayor cantidad de niños mueren antes de los 5 años de edad, solo por encima nuestro esta Haití el país más pobre del hemisferio occidental, lo que no puede pasar desapercibido por nuestras autoridades ya que este es un indicador clave para determinar la calidad de la atención en un sistema de salud.

En la República Dominicana la taza de mortalidad infantil es muy alta, pues, mueren 20 por cada 1000 niños nacidos vivos de acuerdo a la UNICEF, Haití esta por encima nuestro con 25 y por debajo todo el resto del continente, siendo destacable las cifras de Cuba y Chile donde solo mueren 2 por cada 1000 y Uruguay con 5.

Es decir, un país como el nuestro con acceso a tecnología y medicamentos del primer mundo, abierto al ingreso de todo tipo de sustancias que podrían preservar la vida de nuestros niños, tiene una tasa de mortalidad infantil 10 veces mas alta que Cuba, una isla donde las precariedad es la norma y la escasez costumbre.

Esto es el resultado de la poca comprensión sobre este tema que han demostrado la mayoría de quienes han ocupado los espacios de poder históricamente en la República Dominicana, quienes centran su atención en temas de construcción, equipamiento y compras de medicamentos para su reparto a la población, olvidándose de que la base de un sistema sanitario eficiente está en la educación, prevención y organización.

Para muestra basta un simple botón, ante la denuncia de que murieron 14 niños en una semana en la Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, los que dan la voz de alarma, los médicos, hablan de las dificultades con que realizan su trabajo, la tardanza en la reconstrucción de ese centro de salud y los problemas de todo tipo que tiene un edificio inaugurado en 1950, es decir hace 67 años para una ciudad que apenas tenía 200 mil habitantes.

Las autoridades del Servicio Nacional de Salud o Red Pública, centraron sus respuestas en demostrar que los diagnósticos eran de recién nacidos afectados en la mayoría de los casos por prematuridad, es decir nacieron antes de las 37 semanas de embarazo, esto lo ratifica el diagnostico de sangrado pulmonar en casi todos los casos, y que estos eran en su mayoría referidos de centros de menor complejidad hasta el hospital donde deben llegar los casos mas graves del sistema.

Sin embargo, un análisis simple nos debe hacer buscar las causas de las muertes mucho antes de haber llegado esos niños al hospital, en estos casos hablamos de muertes neo-natales que se producen antes de alcanzar los 28 días de edad, por lo están asociadas a causas prevenibles en la mayoría de los casos en un sistema de salud que fije su atención hacia la educación, la prevención y la búsqueda activa de soluciones antes de llegar a una complicación.

Un simple vistazo a lo publicado por la SNS nos da el diagnostico de la causa de la muerte de la mayoría de estos niños, la prematuridad y el bajo peso al nacer están íntimamente relacionados con una deficiente atención a la madre en todo el embarazo, es decir, madres sin chequeo prenatal, que se se presentan en un hospital solo para dar a luz sin haber sido vistas nunca por un profesional de la salud, son en su mayoría las que presentan este tipo de complicación.

La mortalidad infantil se puede resolver de un modo muy barato, no costaría mas que la inclusión de una aplicación al sistema informático del Sistema Unico de Beneficiarios, donde se vincule el soporte económico que da el gobierno a través de las tarjetas Solidaridad con la obligatoriedad de que las embarazadas en los hogares que reciben el subsidio sean identificadas, y una vez hecho esto, condicionar la entrega a la chequeos pre-natales en un centro de salud que le sería asignado.

Solo con el chequeo prenatal cada tres meses en los primeros dos semestres y cada mes en el ultimo trimestre del embarazo, la República Dominicana podría disminuir de forma importante la tasa de defunciones neonatales, que son el 45% según cifras de la Organización Mundial de la Salud, de las muertes infantiles, porque habría una tendencia a la disminución de los niños de alto riesgo, como son los de bajo peso al nacer y los prematuros.

En este punto existe una contradicción entre lo que suponemos es un sistema de salud que busca la eficiencia y los pobres resultados que tenemos en el país es aspectos fundamentales como el de la mortalidad materna e infantil, los países con altas tasas de mortalidad son aquellos donde las mujeres dan a luz y los niños son atendidos por personal entrenado, por parteras empíricas y se producen los partos en los hogares particulares.

La República Dominicana en cambio, tiene una altísima tasa de mortalidad en relación a países del área, como Nicaragua, El Salvador y Honduras, solo para poner tres ejemplos cercanos, donde se ha tenido que entrenar a parteras por la falta de personal médico, cuando el 100% de nuestras embarazadas tiene sus hijos en centros de salud públicos o privados y son atendidas por profesionales especializados, lo que supone una ventaja comparativa con la mayoría de los países con quienes nos comparan.

Si las causas no son hospitalarias, ya que estamos de acuerdo con los planteamientos del SNS de que los niños estaban en estado delicado, entonces el problema de la mortalidad neo-natal en nuestro país hay que buscarlo y solucionarlo fuera de las paredes de una unidad de cuidados intensivos neonatal, cuyo costo de mantenimiento es muy alto, y centrar la atención en el simple seguimiento de los embarazos como una forma de diagnosticar lo que podrían ser complicaciones evitables en su mayoría.

Según la OMS ¨el principio fundamental de la protección de salud de la madre, el recién nacido y el niño es el acceso vitalicio a la atención en salud: una continuidad asistencial que comienza con la atención a la madre mucho antes del embarazo (durante su niñez y adolescencia) y continua durante el embarazo y el parto¨.

Por esto es importante la organización de un sistema efectivo de adscripción de la población de menores ingresos a la atención en salud a través de una red de unidades de base donde se presten atenciones de primer nivel, puesto que la identificación de las niñas, la integración de las familias y la educación continua, producirá una tendencia hacia la baja de la alta tasa de embarazos en adolescentes que es otra de las causas importantes de las altas tasas de mortalidad que tenemos en el tema de salud materno infantil.

Mientras continuemos intentando dar respuesta desde el nivel central, es decir los hospitales de mayor complejidad a los problema de salud en la República Dominicana, el sistema tendrá una tendencia hacia la inestabilidad financiera crónica y no será posible resolver los graves problemas que se derivan de una población creciente que requiere de acceso a mas y mejores servicios cuyo costo es un serio dolor de cabeza hasta para los países mas ricos del planeta.

¿Cómo librarnos de la vergüenza de esa medalla de plata en mortalidad infantil?

Construyendo un sistema de salud donde las embarazadas sean chequeadas durante el embarazo, reciban las vacunas contra el tétanos y se les enseñe a evitar el consumo de alcohol y tabaco durante sus embarazos.

Los recién nacidos deben recibir leche materna exclusivamente desde el nacimiento, enseñar a las madres a chequear su respiración y como evitar la mortalidad infantil, evitando que se enfríe y mostrarles como mantener las manos limpias antes de tocarlos para evitar infecciones.

Cuando pasa el periodo neonatal, mantener controlado el tema de la nutrición, asociado al 45% de las muertes en esta etapa de la vida; garantizar el acceso obligatorio a las vacunas del esquema nacional y tratar en forma rápida las diarreas y neumonías, que son las principales razones por las que se producen la mortalidad infantil, entiensase los fallecimientos de  antes de los 5 años.

Todas esas son las recomendaciones que da la Organización Mundial de la Salud en su pagina puesta a disposición de todo el mundo, si no se dieron cuenta, por ningún lado se menciona la palabra hospital o maquinas ultramodernas de atención sanitaria.

Solo tendríamos que despojarnos del prejuicio que adquirimos los médicos desde las aulas universitarias de que todo se resuelve en un hospital bonito y con luces, las cifras dicen todo lo contrario, los países donde la organización del sistema es lo que prima son los que poseen los mejores indicadores del continente, incluyendo a Canada sobre los Estados Unidos, en todas pares es lo mismo.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar