Una Semana Santa para practicar turismo histórico-religioso

Por admin martes 11 de abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- A propósito de la semana mayor, es propicio mencionar que República Dominicana también se presta como un destino ideal para los amantes del turismo histórico-religioso. En mis andanzas por el país he conocido edificaciones impresionantes, con matices y detalles que jamás imaginé.

Recientemente estuve en Monte Plata y que sorpresa me llevé al ver que fuera de la Zona Colonial tenemos edificaciones que sobreviven desde la colonización. Luego estuve en Samaná, (la verdad es que no salgo de la zona), pero esta vez me percaté de la existencia de la iglesia San Peter o La Chorcha, una de las joyas arquitectónicas más emblemáticas de esa parte del país.

Posteriormente me fui a San Pedro y qué hermosa edificación¡, un blanco radiante que puede ser admirado desde cualquier punto de la ciudad. Mi última parada fue en San José de Ocoa, al sur de la isla, allí sí que me sorprendí, porque pensaba que en la única iglesia donde había personas sepultadas era en la Catedral Primada de América, pero no, allí están los restos del Padre Luis Quinn.

Aquí algunos de los detalles que hacen de ellas, edificaciones perfectas para ser admiradas por quienes prefieren el turismo histórico-religioso, especialmente durante esta semana mayor.

El templo Nuestra Señora de Aguas Santas de Boyá en Monte Plata

Es uno de los símbolos del patrimonio cultural dominicano que según el investigador Yddar de los Santos, se construyó por los años 1690 y fue inspirada en el palacio Escorial bajo el reinado de Felipe II.

La iglesia posee un impresionante campanario que puede ser visto desde que te acercas al pueblo. Se cree que en el histórico templo fueron sepultados los restos del cacique Enriquillo y fue el lugar del bautismo de Fernando Arturo de Meriño.

Iglesia San Peter o La Chorcha en Samaná

¡Una iglesia totalmente de zinc construida en 1901!.

Lo más impresiónate es que fue traída en barco desde Inglaterra y ensamblada en una pequeña lomita en el centro de Samaná. La Chorcha, del inglés “church”, representó los inicios de religión Metodista Africana Episcopal en el nuevo mundo, que llegaron al país para olvidar los maltratos de la esclavitud y hoy funciona como un templo evangélico.

Los residentes de Santa Bárbara relatan que aun siendo de zinc, fue la única edificación que sobrevivió al incendio que destruyó Samaná en 1946.

Iglesia San José de San José de Ocoa

La Iglesia San José es el principal edificio religioso de Ocoa, la construcción data de 1939 y cuenta con un imponente diseño arquitectónico. En la entrada de la iglesia reposan los restos del padre Luis Quinn, quien dedicó 42 años de su vida en ayudar a las comunidades.

Catedral San Pedro Apóstol de San Pedro de Macorís

La catedral se destaca por su gigantesca torre-campanario que puede ser vista desde cualquier punto de la ciudad, e interior romántico con arcos de medio punto y bellos vitrales creados por el maestro alemán Gustav Van Treck.

Se lleva el mérito de ser la primera edificación de concreto erigida en el país con el primer cargamento de cemento que llegó a la isla, marcando el inicio de la modernización urbanista de la isla.

Por Miosotis Batista (Especial para El Nuevo Diario)

Redes sociales: Instragm: @miobatexplorando, FB: @MiosotisBatista

(Fotos: William Alejo Reyes)