Una nación que destruye sus bosques, se destruye a si misma

Por Félix Nova Hiciano viernes 7 de abril, 2017

República Dominicana: país rico en recursos naturales. La flora que alberga ronda cerca de 5 mil 600 especies de plantas, muchas exclusivas el trópico, endémicas. Contamos con vastas áreas verdes -muchos de ellos protegidos- en todo territorio nacional, pero, dado a la práctica constante de la tala ilegal de árboles en los últimos años, hemos sufrido un drástico descenso en la cantidad de áreas verdes.

La deforestación es un problema con el que se batalla a nivel mundial. Trae consecuencias directas que afectan a todo tipo de especies (ya sea destruyendo su hábitat, las oportunidades de obtener alimentos y agua…). Además, se produce un cambio de suelos que, a prolongada exposición, afecta el clima provocando sequias como las que hemos presenciado durante 2015, la peor de los últimos 20 años.

Este problema no es tan evidente para quien vive en las ciudades. Si nos trasladamos a la frontera, específicamente los parques nacionales Sierra de Bahoruco y Sierra de Neiba, nos encontramos con una reducción progresiva en las poblaciones de las especies que allí se encuentran. ¿Cómo puede ser esto posible en áreas protegidas? El largometraje “Death by a Thousand Cuts” (Muerte por mil cortes) de la mano de Jake Kheel y Juan Mejía Botero, con la participación de la doctora e investigadora Yolanda León, narra la situación de estas áreas protegidas desde el punto de vista de un guardabosques que es asesinado por tratar de impedir la tala de los árboles.

 

Las inundaciones, así también como las sequías, son problemas que hemos enfrentado por culpa indirecta de la tala de árboles. Provincias como Puerto Plata y Espaillat ha evidenciado una tala de árboles indiscriminada y en 2016 las fuertes lluvias por tormentas y deforestación, dejo ambas provincias devastadas y en estado de emergencia.

Hago un llamado al pueblo dominicano a que reflexione. Este es el país donde nacimos y hemos crecido y donde queremos seguir viviendo, la preservación

De nuestro medio ambiente está en cada uno de nosotros.

Exhorto a todo dominicano que “si queremos agua en las llanuras, sembremos en las alturas”

 

Apple Store Google Play
Continuar