Una ley retrasó la entrada de ayuda internacional a Puerto Rico tras huracán María

Por Associated Press sábado 30 de septiembre, 2017

EL NUEVO  DIARIO, WASHINGTON. El presidente Donald Trump suspendió el jueves a una ley de 97 años para permitir que los suministros de socorro llegaran a Puerto Rico tras la devastación causada por el huracán María, que restrasó  la llegada de ayuda internacional a la isla del Caribe.

La llamada “Ley Jones”, que prohíbe a los buques extranjeros transportar carga entre los puertos estadounidenses, estaba retrasando la entrega de la ayuda y aumentando los costos.

Durante la Primera Guerra Mundial, los submarinos alemanes diezmaron la flota mercante de Estados Unidos. Después de la guerra, el Congreso aprobó la Ley de la Marina Mercante de 1920 en un esfuerzo por reconstruir el transporte marítimo estadounidense. Entre otras cosas, la ley ordenaba que los buques que transportaban carga y pasajeros entre puertos estadounidenses debían ser construidos en los Estados Unidos y poseídos por estadounidenses. Los buques también están obligados a llevar equipos estadounidenses.

La ley se conoce como la Ley de Jones, debido a que su patrocinador fue el senador Wesley Jones,  del estado de Washington.

La Ley Jones también tenía por objeto asegurar que Estados Unidos tuviera una flota mercante local en caso de guerra.

La ley cuenta con el respaldo de  algunas compañías navieras estadounidenses, algunos defensores de la seguridad nacional y la mano de obra organizada. El Departamento de Comercio Marítimo de la AFL-CIO dice que la ley “representa cientos de miles de empleos en Estados Unidos y ayuda a bombear miles de millones de dólares a la economía”.

Costos más altos

Pero cortar la competencia extranjera ha aumentado el costo de transportar carga entre los puertos de los Estados Unidos. Un estudio realizado en 2011 por la Administración Marítima del Departamento de Transporte de Estados Unidos encontró que los costos operativos diarios eran 2.6 veces más altos en los buques con bandera estadounidense comparados con aquellos con banderas extranjeras, principalmente porque el costo de operar un equipo era más de 5 veces mayor.

El costo prohibitivo del transporte marítimo entre los puertos ha deformado el sistema de transporte estadounidense, argumenta Daniel Ikenson, director del Centro de Estudios de Política Comercial del Cato Institute. Si no fuera por los mayores costos impuestos por las restricciones de la Ley Jones, por ejemplo, a menudo tendría sentido llevar el grano del Medio Oeste a la costa este por mar. En cambio, el grano se envía por ferrocarril o camión (imponiendo costos ambientales) – o incluso importados desde el extranjero.

Los costos son especialmente perjudiciales para los estados y territorios, como Hawai y Puerto Rico, que se suministran por vía marítima. Un estudio de 2012 del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, que evaluó los profundos problemas económicos de Puerto Rico, encontró que costaba 3,063 dólares enviar un contenedor de mercancías desde la costa este de Estados Unidos a Puerto Rico, más del doble que el envío del mismo contenedor. cerca de Santo Domingo, República Dominicana, que no está cubierto por la Ley Jones.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar