Una Infausta Decisión: Desconocer a Maduro

Por Francisco Rafael Guzmán sábado 12 de enero, 2019

En el momento en que decido escribir este artículo, motivado por la lectura de que el gobierno dominicano no reconoce el nuevo gobierno de Maduro que se juramentó ayer (10 de enero del 2019), he estado leyendo a Giovanni Sartori en su obra: ¿Qué es la Democracia?, la cual tiene unos cuantos años de ser publicada. No es costumbre de quien escribe este artículo leer por moda, ni creer que una obra que debe ser leída inmediatamente es publicada y ni creer que una obra en poco tiempo cae en la obsolescencia.

 

Sin embargo, no necesariamente la concepción de la democracia de Sartori es compartida por el autor. Para él (Sartori), en el comunismo de Marx la democracia es un ideal que nunca puede realizarse, es una utopía. Para Sartori la utopía es algo imposible de realizar, ni en el presente ni nunca. Cuando hace uso del término poder se refiere al derecho que los electores otorgan a quienes eligen para que dirijan, para que gobiernen y ellos (los electores) ser gobernados. Existe una ambigüedad del concepto de poder y de democracia que no está tan clara en Sartori. Contrario a él, Max Weber y el ex-presidente de Ecuador Rodrigo Borja, conciben el poder como el ejercicio de la fuerza para gobernar y la autoridad para Borja es cuando el gobierno se ejerce en base a la moral, en este último caso, el gobierno emana de la voluntad de los gobernados que delegan en quienes les gobiernan.

 

Con relación a Maduro y el no reconocimiento de su gobierno por 19 Estados miembros de la OEA, la pregunta que me hago es: ¿Hacia dónde vamos? ¿Quién reconoce a quién? ¿Sobre qué base vamos a tener gobiernos “legitimados” que no se preocupan por defender el medio ambiente, por el contrario se preocupan en destruir la Selva Amazónica y en acabar con las libertades de los ciudadanos? ¿Puede ser menos legítimo Maduro que un Bolsonaro? ¿Quién es democrático? En fin, ¿hacia dónde conduce todo esto?

 

De una cosa si podemos estar seguro, es el hecho de que Maduro no se quedará solo aunque tenga en su contra a 19 países que votaron en contra su legitimidad, entre ellos el gobierno de la República Dominicana. Un grupo de países votó en contra de la condena a Maduro y otro se abstuvo, en ambos casos no son tantos, pero México es uno de los que se abstuvieron y es una de las principales economías de América Latina. En el caso de Cuba, que no forma parte de la OEA, siempre estará del lado de Venezuela aunque no forme parte de dicho organismo. Cuba no deja de ser importante en la geopolítica latinoamericana, aunque no forme parte de la Organización de Estados Americanos.

 

¿Habrá pensado el gobierno de Danilo Medina que pasará a partir de ahora en sus relaciones con Venezuela? ¿Qué va a pasar con el petróleo que viene de Venezuela? ¿Vamos a seguir comprando petróleo a Venezuela, mientras nos manejamos políticamente deslegitimando a su gobierno?  Hace muchos años, en la revista Cosmopolita, un columnista escribió un artículo: Quien Domine el Petróleo Dominará el Mundo. Venezuela  es una pequeña potencia en América Latina, con todos los problemas que enfrenta.

 

Pero hay algo más que decir, sobre Venezuela. Las relaciones históricas que la República Dominicana y Venezuela han tenido contradicen la postura política del gobierno dominicano. El gobierno dominicano tendrá sus reveses con esta postura. Con la actual postura frente al gobierno de Nicolás Maduro, el gobierno de Danilo Medina se aboca a una situación en que su proyecto para una segunda reelección no tendría asidero.

 

¿Sobre cuáles bases se deslegitima a Maduro? ¿Quiénes tienen más legitimidad en Venezuela Capriles y los conspiradores o Maduro y sus seguidores? El poder mediático favorece a la oposición, los medios privados están en manos de la oposición. El pueblo es el soberano, no el poder mediático. La oposición venezolana, amparándose en el poder mediático, se lanzó a las calles en el año 2017 y desde las empresas que tiene en su poder provocó desabastecimiento. Para ello se apoyó en los estudiantes y la traición de algunos intelectuales otrora marxistas que ahora están del lado de la derecha. Eso es terrorismo de derecha. Maduro encarna un gobierno antineoliberal que no complace a Trump y a Bolsonaro.

Por Francisco Rafael Guzmán F.

 

Anuncios

Comenta

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar