Hay una historia que contar: un llamado de atención en la Internet

Por Claritza De La Cruz viernes 13 de octubre, 2017

La masificación del internet tiene un impacto trascendente no solo en la economía, sino también en sectores altamente sensibles de la sociedad dominicana, la niñez y los adolescentes. Con el ascenso al poder ejecutivo del doctor Leonel Fernández como presidente de la República Dominicana en el 1996, se inició una etapa de modernidad y desarrollo para el país donde las tecnologías de la Información y Comunicación jugaron un papel sumamente importante producto de la visión de estado moderno, competitivo y eficiente del entonces mandatario.

En mi adolescencia al cursar el primer ciclo del bachillerato, el centro educativo donde estudié fue escogido como uno de los primeros en recibir por parte del gobierno un laboratorio dotado de las más modernas computadoras de la época. Producto de esto cientos de estudiantes tuvimos la oportunidad de aprender a utilizar una herramienta tan importante como esa, lo que nos motivó luego a realizar varios cursos de capacitación para poder desempeñarnos mejor en el uso de la computación y las nuevas tecnologías.

Veintiún años después los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana siguen apostando a la creación de más oportunidades de desarrollo mediante el cierre de la brecha digital en el país.

 

Esto lo vemos y lo palpamos con la implementación del programa República Digital que desarrolla el presidente Danilo Medina. La iniciativa del jefe del Estado contempla dentro de sus ejes “la masificación tecnológica del país”. Perfila para el año 2020 la meta de integrar la mayor parte de la población al acceso a las redes, “a través de puntos de wifi y computadoras para maestros y estudiantes”. Es decir, se ha seguido la senda modernizadora trazada.

 

Todo esto implica grandes retos y desafíos para los usuarios de estos medios tecnológicos y el mismo Estado. Sobre todo si consideramos los peligros como el acoso sexual, la pornografía infantil, el ciberbuling, el sexting y otros que afectan constantemente a nuestros niños y jóvenes  al momento de hacer uso de las herramientas que les provee la internet.

 

Ante el panorama, es necesario darles seguimiento y saber qué hacen los niños y adolescentes mientras usan los medios tecnológicos, saber con quiénes se comunican es algo de vital importancia, debido a que hay que mantener y amplificar el acceso a sectores, ya que el progreso no se puede detener.

 

 

 

Una historia que contar

 

En una de las charlas de orientación que llevamos a los centros educativos sobre el uso correcto, sano y productivo del Internet y las redes sociales, conversamos con un niño de apenas 6 años el cual nos dijo que él tenía varios dispositivos tecnológicos para conectarse a la Internet.  Al preguntarle si sus padres controlaban el uso y horario que él tenía de esos aparatos, me contestó que no. Eso genera un serio problema. ¿Cuál es el problema?, que en las redes existen todo tipo de personas al asecho de los inocentes para intimidarles, abusar de su confianza, de su vulnerabilidad y pedirles información de que les sea útil para cometer sus fechorías. Un descuido de los padres o familiares de ese niño pudiese terminar en una situación difícil para la familia.

 

Conocer que están haciendo nuestros niños mientras utilizan las herramientas que les provee el internet es de vital importancia. Urge aconsejarles a no hablar con desconocidos y a no dar información personal a nadie. Esa instrucción –al parecer vana, sencilla-, puede ayudarles a salvar sus vidas y las de los que están a su alrededor evitando robos y pérdidas materiales, crearles conciencia de los peligros les ayudará a navegar con mayor seguridad.

 

Solo es un consejo

 

Es importante crear un clima de confianza donde el niño o niña encuentre en sus padres esa relación de amigo y cómplice y así evitar que busquen en otro lugar lo que pueden tener en casa. La orientación siempre será un factor de verdadera importancia para ellos.

 

Cuidar y proteger a los niños, niñas y adolescentes en cuanto al uso desmedido de la tecnología es responsabilidad de cada padre que debe orientarlo y guiarlo en cuanto al uso de esta herramienta, en razón de que al momento de proveer información a desconocidos los niños están poniendo en riesgo su integridad moral y física.

 

Medidas preventivas

 

Con el auge de la tecnología, hay una evidente preocupación de las instituciones estatales, educativas y de los organismos internacionales por el crecimiento de incidentes entre los estudiantes por cuestiones asociadas al uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), tales como el acoso cibernético, mal uso de las redes sociales, adicción o uso excesivo de Internet entre otros.

 

Partiendo de esa realidad es que el Estado Dominicano desde el año 2009 ha asumido el compromiso a través del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL), el Ministerio de Educación y la Vice-Presidencia de la República (antes realizado el apoyo desde el despacho de la Primera Dama) para la promoción de un uso sano, seguro, productivo y responsable del Internet.

Desde entonces se ha estado unificando esfuerzo y trabajo constante para crear espacios participativos de diálogos donde las partes conozcan normas y valores que contribuyan a la integridad, creatividad e innovación en la navegación por el ciberespacio de parte de nuestros niños, niñas y adolescentes. ¿Con qué fines? Con el fin de crear conciencia en cada uno de los usuarios que día a día usan este poder que va creciendo con las diferentes generaciones como una gran herramienta de conocimiento y expresión.

Una vez más saludamos la iniciativa de un Internet Seguro para crear generaciones sanas para la sociedad dominicana. Aquellas decisiones del año 1996 son hoy realidades incontrovertibles del desarrollo nacional. Había que comenzar y alguien lo hizo. Enhorabuena.

Comenta