Una flor inoxidable para Orlando

Por Danilo Correa Viernes 17 de Marzo, 2017

Hoy a 42 cuaresmas de su asesinato

sigue latente el calvario/crucifixión de la libertad de expresión y difusión del pensamiento; acuñado en el ensangrentado sonido de su maquinilla. Los tablajeros de periodistas, son invulnerables y eternos.

 

¿Por qué no, Doctor Balaguer, no se decide usted a subirse en el avión o en barco y desaparecer definitivamente de este país, junto con todos los corruptos y calieses, anteriormente mencionado?

 

Publicado en su columna Microscopio. Revista: El Nacional de Ahora, 25 de febrero, 1975.Y el tirano (Joaquín Balaguer), evacuo el alma de estos párrafos agrietados de silencios en el sarcófago del tiempo.

 

Y…. El 17 de Febrero, 1975 en la galería de la UASD, en los terrenos salpicados por la satrapía del régimen reeleccionistas; Cae asesinado el periodista y patriota, Orlando Martínez Howley. ¡Pero no su ejemplo!

 

Orlando Martínez, mártir de la libertad de expresión y difusión del pensamiento, también denunció el estado de corrupción e impunidad que sacudía como ahora, la sociedad dominicana, el uso alegre de los recursos del Estado, saqueo del erario público, el crimen organizado, los irritantes privilegios, las violaciones a los derechos humanos.

Escribía también, contra el mercado de leyes en el Congreso Nacional y las vulgares violaciones en parrandas a la honorable constitución dominicana, a fuerza del dinero sucio

Así como al desconocimiento al estado de derecho, las injusticias sociales, entre otros desafueros/ velorios del carnaval gubernamental, de aquellos 12 años (1966/1978).Heredad /emanada de una frustrada sociedad, sin espermas en los testículos del viejo fango ‘’democrático’’ (1930…)

 

Resulta que una gran parte de la descolorida prensa al servicio del olvido, hoy no luce afligida. No se inmuta. Ni conmemora el crimen. Otro aniversario de tintas descarnadas, por el escándalo de sus acentos. Se molestó el cernícalo y sus murciélagos se chuparon las tintas de su linaje.

Solo me mueve al escribir hoy en el vientre cristalino de este 42 aniversario, el sacrificio militante de un periodista, intelectual del pincel comunicacional, que se inmolo con su pluma incorruptible defendiendo el diminuto espacio democrático conquistado por el pueblo en las diversas trincheras de luchas contra los remanentes del fascismo criollo, colado en diferentes etapas republicanas.

 

Orlando Martinez, representa para los periodistas y comunicadores pensantes y honestos, el Ave Fénix del razonamiento democrático por un espacio donde el robo e impunidad no tengan rostros palaciegos. Ni en otros cojollos de la palma nacional

 

Orlando Martinez fue un centinela por la libertad a tiempo completo. Era director de la Revista Ahora, donde tenía su columna Microscopio, desde ese instrumento de comunicación hacia sus denuncias y criticidad a un gobierno engendrado de fraudes, mantenía la rienda/tiara corrupta del poder, sobre cadáveres sangrientos de paz. Por eso sus memorias no perecerán, en los bolcillos rotos de apócrifos periodistas prostitutos del oficio

 

Y esa impecable diana /cuartilla ¿Porque no, doctor Balaguer? Ofendió el prurito de sicarios uniformados de Trujillo, que cuidaban la moral abusiva y criminal que adoquinaba la ceguera apacible, huracanada del regio presidente de la Republica doctor Joaquín Balaguer. Todos escucharon las recomendaciones de los versos de su nueva funesta, Tabeida Lirica.

Y se consumó, asesinaron sus ojos, pero con la bulla del silencio se levantó el cadáver de la mordaza y empuño la bandera unitaria de nuestra clase periodística. ¿Quiénes asesinaron al periodista Orlando Martínez? la opinión pública sabe bien quienes fueron, no me interesa humillar este documento actualizando estos Lazarillos del infierno, eructados del gemido justiciero

 

Hoy se cumple 42 años del cobarde crimen contra la libertad de prensa. Cayó asesinado el periodista Orlando Martínez. También otros compañeros corrieron las mismas suertes, asesinados por no comercializar la moral y confianza de un pueblo secuestrado por las maquinarias corruptas de la impunidad de quienes siempre nos gobiernan

 

.El Colegio Dominicano de Periodistas (CDP),en la persona de su presidente, Olivo de Leon y Mercedes Castillo, presidenta del Instituto de Prevision y Proteccion del Periodista(IPPP) junto a su equipo que vienen dirigiendo y organizando la vida histórica de esta área social de nuestra democracia y a la vez, velando celosamente por el cumplimiento de la libertad de expresión y difusión del pensamiento.

 

Mantienen vigente el espíritu por lo que murieron estos colegas, mártires de la libertad de prensa, con la finalidad de que no se conviertan en osamentas apocalípticas Adornos turísticos de museos.

 

Debemos tener como espadas,sus memorias, sus legados incorruptibles frente a una sociedad que envejece a espalda de su realidad, a su historia, y mártires: Orlando Martínez, Goyito García Castro, Marcelino Vega, Luis Reyes Acosta, este último, periodista desconocido para la agenda pública, y efemérides patrias. Conforma junto a los demás, el ánfora de una prensa sin compromiso con sus verdugos

 

Ejercía Luis Reyes, para el Listín Diario, asesinado en los combates de la Guerra Patria de Abril, 1965.Fue el único periodista que cubrió los acontecimientos del Puente Juan Pablo Duarte (pero ese periódico no publico nada…).

 

Hecho preso por militares del CEFA, y llevado a una finca del poblado de la Victoria donde fue fusilado. Por su firme defensa a los valores patrios…En los postreros días de la lucha armada.

 

¡Y nadie se enteró!, nadie conoce de su valentía y coraje profesional. No hay una tarja con su mísera imagen, aunque sea en franela.

 

Ok, ¿porque no tenía apellidos en letras mayúsculas? ¡Tal vez!

 

Hace ya varias elecciones nacionales, estaban de modas las construcciones de Odebrecht y observé un moderno callejón en su barrio Villa María, (Santo Domingo Norte), en un palo de luz, con su nombre, colgando con la cabeza para bajo, sobre un pedazo oxidado de hierro viejo.

 

¡Que vivan los periodistas caídos asesinados, en luchas por la libertad de prensa y la instauración de un régimen verdaderamente democrático. Esta es una sociedad mezquina Ha prevalecido que la salida es individual, salvase el que pueda. ! Bárbaro!

“”Esta América infeliz que sólo sabe de sus grandes vivos cuando pasan a ser sus grandes muertos”.

Panegírico

Frente al féretro del ilustre educador Eugenio María de Hostos

Federico Henríquez y Carvajal

12 de Agosto, 1903

Ciudad de Santo Domingo

Orlando Martínez, es el camino incorruptible dentro del marco periodístico en defensa de las libertades públicas de expresión y difusión del pensamiento. Como también del juicio político democrático de la ciudad.