Una explosión deja en evidencia a un país desnudo de coberturas de seguros

Por Felix Correa lunes 24 de diciembre, 2018

Destrozos, luto y miseria dejó a su paso una explosión en el concurrido barrio de Villas Agrícolas; de inmediato vimos al gobierno asistir a las personas heridas a través del 911 y de los hospitales, también a través del cuerpo de bomberos intentando sofocar el incendio dejado por dicha explosión y en labor de rescate, posteriormente los Ministerios de Educación y Obras Públicas dieron soporte a las escuelas y a las viviendas destrozadas por dicho siniestro, que dejó claro que en el país hace falta un plan de contingencia para una catástrofe de esta magnitud. Aprovecho para saludar la pronta respuesta del estado dominicano; espero que dichas reparaciones a las propiedades afectadas hayan sido coordinadas con las aseguradoras involucradas, por el hecho de que a quien le toca resarcir el daño es al seguro o al responsable de lo causado.

Por otro lado vimos a dos empresas responsables de ésta tragedia que llenó de luto a varios hogares, disputándose quien cometió el hecho.

Es verdad que los tribunales son los que dictaran la sentencia a favor o en contra de la responsabilidad, por lo que no pretendo en este artículo hacer justicia; no es eso lo que quiero tratar, lo que quiero es hacer una explicación de lo que tenemos en materia de seguros para responder a casos como estos.

En estos momentos los índices de asegurabilidad en nuestro país están por debajo de todos los riesgos expuestos, si bien es cierto que estas empresas están aseguradas protegiendo sus propiedades, también es cierto que la mayoría atentan contra ellas mismas por no estar aseguradas con los valores reales de las propiedades, o más bien infraseguradas; esta práctica es muy común en República Dominicana porque el empresario busca pagar menos primas, sin embargo a la hora de un siniestro sufren las consecuencias económicas porque el infraseguro se convierte en un coaseguro sin que los asegurados se enteren, o sea que los asegurados al dejar de asegurar un porcentaje de sus bienes se convierten en sus propios aseguradores de la porción dejada de proteger.

Otras de las coberturas de las que carecen empresas como estas es de una Póliza de Interrupción de Negocios, la cual garantiza ante un siniestro que interrumpa las operaciones productivas del mismo recibir de la Aseguradora los pagos de ciertos renglones de gastos   nombrados en dicha póliza. Una cobertura que es sumamente importante, de la que carecen muchas empresas y, de tenerla, los montos asegurados son los más irresponsables, por tratarse de cubrir a otros, además de que no existe una exigencia de parte del estado que dependa del giro de negocio, es la Responsabilidad Civil. Es bueno saber que el código civil en los artículos 1383 hasta el 1386 obliga a pagar al afectado los daños ocasionados.

Hemos tenido casos de  incendio y explosión en los que al momento de indagar sobre los montos asegurados en Responsabilidad Civil sólo tiene un millón de pesos, incluso tratándose de estaciones de expendio de gas licuado de petróleo, sabiendo que una explosión de un establecimiento como estos puede acabar, no sólo con las propiedades aledañas, sino con la vida de muchas personas.

Los casos de irresponsabilidad en nuestro país son los más impune, precisamente por no tener una Póliza con cobertura suficiente, e incluso pasa a diario en los seguros de vehículo de motor, ya que los valores asegurados mínimos para cubrir daños a propiedades ajenas y lesiones a personas son de $100,000 pesos; podríamos notar fácilmente lo antes dicho, que muchas personas se quedan afectadas por perder sus propiedades, parte de su cuerpo y por perder sus vidas.

Otra póliza de la que carece este tipo de empresa es un colectivo de vida que le garantice a los familiares de las víctimas una indemnización suficiente para que sus hijos sigan estudiando, o puedan poner un negocio a través del cual puedan sustentarse económicamente.

Existen varias pólizas de seguros que las empresas obvian tratando de reducir gastos, como son: Avería de Maquinarias, Equipos Electrónicos, Transporte terrestre, Fidelidad, Seguro de Vida Hombre clave, entre otros no menos importantes.

No quiero despedirme sin decirles que de ocurrir una catástrofe natural que deje, no solo un barrio, sino al país al borde de un desastre similar, habrá una debacle económica, ya que menos de un 5% de las viviendas de nuestro país están sin seguros o infraseguradas, muchas de las que gozan de un seguro de Incendio y líneas aliadas lo hacen inducida por un financiamiento; es bueno que sepan, que la entidad financiera es la que va a cobrar la indemnización en caso de un siniestro con pérdida del inmueble y al dueño de la vivienda a penas le quedara el inicial.

Queremos recomendarles a todos aquellos que adquieran un bien, ya sea negocios, vehículos, viviendas, que busquen la asesoría de un experto en seguros y que sobretodo se protejan de acuerdo a los lineamientos de dicho asesor.

 

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar