UNA EFICIENTE VICERRECTORÍA UNIVERSITARIA

Por PABLO VALDEZ viernes 11 de agosto, 2017

El proceso electoral de la Universidad Autónoma de Santo Domingo para elegir las autoridades que dirigirán los destinos de la academia más antigua del nuevo mundo durante el cuatrienio 2018-2022, comenzará en el mes de marzo del próximo año.

Una de las críticas que se les han hecho a la Primada de América, es con relación al factor más preponderante de gestión, el manejo de los recursos de los que dispone, cuya responsabilidad es de la Vicerrectoría Administrativa.

Las autoridades que se estrenarán en julio del 2018, tienen el reto de hacer retornar la credibilidad perdida en la Comunidad Nacional mediante  la adopción de criterios definidos de docencia, extensión e investigación ejes fundamentales de desarrollo institución para la Universidad Autónoma de Santo Domingo y para cualquier tipo organización académica.

Sin embargo, la administración universitaria no puede perder de vista, que para el logro de los objetivos de referencia, es necesario el manejo óptimo de los recursos económicos que posee para garantizar la financiación presupuestaria de cada uno de esos ejes académicos.

La Vicerrectoría como soporte fundamental de la gestión universitaria, que comenzará en julio venidero, debe cumplir con los compromisos propios claramente establecidos en el Estatuto Orgánico producto del último Claustro Universitario, en la representación de toda la comunidad universitaria.

Entre las funciones que debe ejercer esa importante segmentación académica, está la correspondiente al acápite “a” del artículo No. 43 como funciones del (a) Vicerrector(a) de la ordenanza básica de gestión legal  que constituye ese documento, reformado y aprobado mediante las respectivas sesiones del 25 de enero y 8 de febrero del año 2012, considerada, dicha reforma, como una de las de mayor profundidad desde que para el 1966 fuera elaborado ese importante documento universitario.

El acápite de referencia, responsabiliza a la Vicerrectoría Administrativa de la presentación al Consejo Universitario de los planes y programas relacionados con la elevación de la capacidad del personal administrativo.

Evidentemente, que entre las críticas de gestión que se les hacen a la academia, está la mala administración de los Recursos Humanos; tanto en lo relativo a la segregación operativa, como a la capacitación que permanentemente deben poseer tomando en consideración que la Universidad Autónoma de Santo Domingo, es la unidad de crecimiento intelectual más importante de la Nación, Por lo que deberá priorizar la capacidad de un servicio de calidad al menor costo posible para los usuarios y para el Estado.

Los retos del futuro para la UASD, conllevan que cada uno de los miembros del nuevo Consejo Universitario a partir de julio del 2018, se aboquen a agregar un valor permanente de gestión, que recupere el terreno perdido por la Primada de América, mediante procedimientos permanentes de calidad en base a los lineamientos que le han dado origen a la institución del Estado que más ha contribuido con el desarrollo del país en términos económicos, sociales, culturales y éticos.

En tal sentido, la Vicerrectoría Administrativa, asumirá esa responsabilidad consciente de la complementación que representa para una sana gestión universitaria que anhelan todos los sectores de buena voluntad de la República Dominicana.

Por Pablo Valdez

Valdezpablo15@gmail.com

Pablovaldez15@yahoo.com

Pvaldez15@uasd.edu.do

Apple Store Google Play
Continuar