Una alianza extraña

Por Francisco S. Cruz sábado 20 de junio, 2020

La Fuerza del Pueblo y el PRM tienen una alianza a nivel congresual que ninguno de sus dos líderes, hasta hoy, ha salido a promocionar como si ambos candidatos estuvieran conscientes de que, dicha alianza es inviable, al menos en término de confianza, aunque para otros fines, estratégicos, si lo es. Me explico, tanto Luis Abinader como Leonel Fernández buscan sacar al PLD del poder y, en ese objetivo, a uno -al PRM- lo anima llegar al poder (no importa cómo, con quién o con qué -entre ellos: candidatos acusados de narcotráfico, lumperismo político y aliados de engaño y rencor-); pero al otro -a Leonel– simplemente lo anima desalojar del poder a su otrora partido, prácticamente, por encono-ego frustrado.

Una alianza así, de repartición de territorios, ajusta cuentas y que no se promociona, es evidente que es una alianza de engaño, pues ni uno ni otro votarán por esa alianza -a nivel congresual-, ya que, en el fondo es una alianza cuya realidad cobraría efecto -y dando la cara- en el caso-escenario hipotético de una segunda vuelta a lo que no se aspira, pues, aunque no lo digan: pujan parejo simulando “diferencias” para que el PRM pase en primera vuelta.

Esa, es su real alianza (porque no hay segunda vuelta para elegir diputados y senadores, ¿o sí?). Si fuese lo contrario, ambos líderes –LuisLeonel-, habrían hecho algún anuncio refrendando esa alianza. De donde se infiere, que, la intención-alianza, no explicita, es que el PRM gane en primera vuelta. Creer o leer otra cosa, es de ingenuos.

De modo, que, desde nuestra óptica, en esa alianza, alguien está sirviendo de “carne de cañón” y no es el PRM. Por eso digo que es una alianza extraña y de engaño.

Por lo tanto, los que siguen a la FP, en mayoría -su 3% u el 9% del bloque completo minoritario-, estarían haciendo de tontos útiles a unos fines estratégicos que, estoy seguro, no le han sido explícitamente explicado a sus bases; pero si de gran satisfacción personal y política para un líder -y unos kamikazes- que está obviando el hecho significativo de que su legado irá al zafacón de la historia y, en lo inmediato, de no reflexionar, hará triza su futuro político.

De decidirse todo en primera vuelta, como se vislumbra y creemos, y Gonzalo Castillo -ahora puntero en las preferencias electorales- ganar las elecciones, se iniciaría un relevo, irreversible, del liderazgo político nacional-tradicional.

Por ello, ante esa realidad política-electoral -de polarización PLDPRM-, al expresidente Leonel Fernández, le convendría -respetando su derecho a aspirar- dejar pasar esta coyuntura electoral, dado que sería su mejor decisión política para la historia. ¡Piénselo, profesor!

 

Por Francisco S. Cruz

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar