Un obispo evangélico gobierna desde hoy la segunda mayor ciudad brasileña

Por EFE domingo 1 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, RÍO DE JANEIRO.- El senador Marcelo Crivella asumió hoy como alcalde de Río de Janeiro y se convirtió en el primer obispo evangélico en gobernar una capital en Brasil, precisamente la segunda más poblada y la más emblemática, lo que catapulta la ya amplia presencia de los evangélicos en la política brasileña.

La llegada de un obispo al gobierno de la ciudad que fue sede de los Juegos Olímpicos el año pasado y es la más conocida de Brasil en el exterior es un paso importante en el plan político que tienen los evangélicos para elevar su poder en el país con mayor número de católicos en el mundo, según analistas consultados por Efe.

Pese a que nunca habían gobernado una capital regional o asumido una gobernación (Anthony Garotinho fue gobernador de Río de Janeiro entre 1999 y 2002 pero tras una larga carrera en que no explotó su fe políticamente), los evangélicos tienen una fuerte bancada en el Congreso y gobiernan varias pequeñas ciudades.

Según los datos de la Bancada Evangélica en el Parlamento, que existe oficialmente como coalición actuante y reúne a legisladores de una veintena de partidos, los evangélicos cuentan con 87 de los 513 miembros de la Cámara de Diputados y 3 de los 81 senadores.

La lista incluye a los parlamentarios que son pastores o dicen identificarse plenamente con grupos evangélicos y no a todos los apoyados por las diferentes iglesias.

La formación más vinculada a las causas evangélicas es el Partido Republicano Brasileño (PRB), del que Crivella es senador y que fue fundado por los miembros de la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD). Pero la IURD es la tercera iglesia con más parlamentarios (11), tras los 26 representantes de la Asamblea de Dios y los 12 de la Iglesia Batista.

Esta bancada ha demostrado gran poder en el Congreso y ha conseguido impulsar proyectos de ley que favorecen a sus iglesias, como el que les concede exención tributaria, así como mandar al archivo iniciativas a las que se oponen por fe, como la legalización del aborto y el matrimonio entre homosexuales.

Pese a que hasta ahora no destacaba entre las grandes ciudades, el PRB conquistó 54 alcaldías en sus primeras elecciones municipales, en 2008. Cuatro años después alcanzó 79 gobiernos municipales y salió de las elecciones de octubre pasado con 105.

El poder político de los evangélicos ha crecido junto con el tamaño de sus rebaños. Según el último censo oficial, los evangélicos representaban en 2010 el 22 % de la población brasileña, unos 42,2 millones de personas, tras haber crecido en un 60 % entre 2000 y 2010, aunque los católicos continúan siendo mayoría en el país, con el 64,6 % de la población.

El fuerte aumento de la presencia de los evangélicos en la política no es sólo reflejo de su crecimiento entre la población sino de un plan de las diferentes iglesias, principalmente la IURD, para aumentar su poder en Brasil, según diferentes analistas.

El propio Crivella admite que no pretendía seguir carrera política pro que tuvo que obedecer las orientaciones de la iglesia fundada por su tío, el obispo Edir Macedo.

Crivella se empeñó durante toda la campaña electoral por desvincularse de la IURD y ha prometido que la religión no intervendrá en su gobierno, pero hace años atrás admitió que forma parte de un proyecto destinado a convertir a un evangélico en presidente de Brasil para que pueda ayudar a las iglesias.

"Entonces (en la presidencia), podremos ser la iglesia evangelizadora de los últimos días y llevar el evangelio a todas las naciones de la tierra", afirmó en un discurso en 2011.

La estrategia política de la IURD fue claramente definida por Macedo en el libro "Plan de Poder" que publicó en 2008 y en el que defendió un "proyecto de nación" para los evangélicos y el empeño de los fieles en la conquista de espacio político en Brasil.

"La IURD es una iglesia con un proyecto de poder y hoy demostró que tiene condiciones de ponerlo en práctica", afirmó Edin Abumanssu, profesor de Sociología de la Religión en la Pontificia Universidad Católica de Sao Paulo.

Para la socióloga Christina Vidal, investigadora de la Universidad Federal Fluminense, el plan de los evangélicos es ocupar el Ejecutivo para poder tener influencia en el nombramiento de los magistrados y jueces, que son los únicos que vienen garantizando los derechos de minorías, como homosexuales y defensores del aborto.

El avance de ese proyecto está hoy en manos de Crivella pero el nuevo alcalde de Río de Janeiro tiene grandes desafíos, principalmente las dificultades financieras generadas por dos años de recesión en Brasil, el alto desempleo y la violencia creciente.

"La verdad es que vamos a necesitar la compresión y el sacrificio de todos", aseguró el obispo al prever las dificultades y anunciar una reducción de los gastos y hasta de su propio gabinete, desde 24 hasta 12 secretarios. EFE