Un llamado de Raúl Antonio Rizik Yeb: El hogar dominicano necesita ser “protegido y valorado”

Por Luis Brito miércoles 18 de septiembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMNGO.-El presidente CEO de la empresa Grupo Mejía Arcalá, Raúl Antonio Rizik Yeb, consideró que el hogar dominicano necesita ser protegido y valorado, tras estar convencido de que el fundamento de un estado libre descansa en la familia.

En ese sentido, afirma que como es la familia así también serán las instituciones del país, los negocios, las empresas, y las iglesias.

Rizik Yeb recuerda que décadas atrás, la sociedad dominicana estaba permeada por los valores judeocristianos y la gente, sin saberlo, sin percibirlo o sin considerarse cristiana, veía la familia como el centro de su vida.

“Se respetaba el valor de la palabra. Se les enseñaba a los hijos a ser honestos, se les enseñaba el valor del trabajo arduo, el respeto a las personas mayores y el respeto a los padres; el amor de los hijos a los padres y el amor de los padres hacia los hijos, la disciplina, la justicia, la perseverancia”, rememoró el hombre de negocios.

Señala que nadie elige el país donde nace ni el hogar donde va a vivir, porque se trata de una decisión del Todopoderoso, es deber de cada persona incentivar los valores morales y proteger la nación.

El empresario enfatiza en que la familia es la base fundamental, el bloque de construcción básico de una sociedad libre.

“Porque como es la familia así serán las instituciones del país, así serán los negocios, las empresas, las iglesias. Así serán todas las instituciones públicas y privadas de una nación, como es la familia. Por eso es que el hogar debe de ser protegido”, añade.

Deber y Responsabilidad

Raúl Antonio Rizik Yeb apunta que todo el mundo quiere estar con personas transparentes e integras. “Ese es el grito de la sociedad. La sociedad quiere instituciones públicas y privadas transparentes”, enlaza.

Dice creer de manera firme en que el éxito en los negocios se fundamenta en la confianza y el valor de la palabra, aspectos que a su juicio se han perdido en el país.

También destacó como importante, entre otros valores, el compromiso y la lealtad, que afirma deben de primar por encima de los intereses económicos.

“Ser justos, que es lo que se llama hoy día “ganar-ganar”, nunca queriendo avasallar al otro. Que de esa relación de negocios surja una hermosa relación de amistad. Por eso es importante elegir bien con quienes se hacen los negocios ya que deben de ser portadores de esa confianza y de esa lealtad, permeados por los valores correctos,” explicó.

Expresa que la principal responsabilidad de los padres es proveer a sus hijos valores morales, enseñarles la palabra de Dios y ejemplificar en sus vidas esas palabras.

“El principal centro de educación de una sociedad es la familia y esa responsabilidad está a cargo de los padres, no del Estado. El Estado nunca ha sido un buen padre ni una buena madre, es un ayudador”, argumenta.

El abogado y consultor legal reafirma que al Estad le corresponde  mantener el orden de la sociedad, proteger a todos los individuos, aplicar la ley de manera general y mantener el orden.

Aduce que la responsabilidad primaria de la educación de los hijos está en el hogar, donde se les debe de enseñar el amor a Dios, el amor a la patria y el amor a la libertad. “La escuela es solo una extensión de esa educación que empieza en el hogar”, añade.

Cree  que la  principal razón por la que se han perdido los valores, es porque ni padres ni madres están asumiendo su rol en los hogares ni están promoviendo los valores correctos.

Señala que nadie quiere en las empresas, en los gobiernos y en las instituciones a personas que hablen mentiras, deshonestas y desleales.

Entiende que cada vez se hace más difícil captar los empleados idóneos para los negocios, que sean personas comprometidas y auto motivadas por el sentido del deber y la responsabilidad.

“Personalmente como cabeza de empresa estoy convencido de que lo más importante son las personas, la capacidad y los valores morales de las personas”, sostuvo.

Mensaje universal 

Asimismo, el letrado y empresario expone que el mensaje de Dios es universal y que al margen de las creencias, de él provienen los valores morales.

“¿Quién fue que dijo ‘no matarás, honra a tu padre y a tu madre’? El decálogo está ahí. ¿Quién es que dice ‘no hablarás falso testimonio, no robarás, no codiciarás’? Es Dios que lo dice”, amplió.

Tras reafirmar que la sociedad quiere instituciones públicas y privadas transparentes, dice que es una justicia que el hombre lleva dentro, “porque somos hechos a imagen y semejanza de Dios. Necesitamos eso. Y así es que funcionan las cosas”.

Apoyo en valores

En términos personales, dice que la empresa que él presido apoya desde su fundación, en 1954, programas que promueven el patriotismo, la música, la cultura, la inclusión y la formación en valores.

En tal sentido, asegura que el Grupo Mejia Arcalá  quiere seguir influyendo para bien a través de la buena música, de la educación musical, y por todos los medios posibles para fomentar el orden, lo bueno y verdadero en los jóvenes, en las familias y en toda la sociedad dominicana.

 

Anuncios