Un ladrón en mi casa

Por El Nuevo Diario lunes 18 de julio, 2022

POR NELSON CASTILLO

El 22 de mayo del presente año asistí a un homenaje que se hizo a la memoria de Maximiliano Gómez (El Moreno) en el Club Mauricio Báez. Puedo dar constancia de una concurrencia masiva, y de mi pueblo San Francisco de Macorís vinieron, a ese acto, dos autobuses llenos de ex y hoy militantes activos de la izquierda dominicana. No se sorprendan si les digo que esa izquierda puede resurgir de nuevo. El mundo está cambiando a toda velocidad y los imperios como el norteamericano están en declive, parece que hacia su final.

No puedo negar que para mí fue un día de orgullo y gran satisfacción. Mi madre María Corona fue reconocida con una foto a la entrada del salón donde se realizó el evento junto a otra gran cantidad de luchadores y luchadoras. Carmen Mazara, en su discurso, hizo referencia a ella y a quien subscribe como parte de esa historia.

Para mi sorpresa, cuando llegué a mi casa encontré que un ladrón había roto dos puertas de hierro para llegar a mi habitación en el segundo piso donde hizo un desastre tirando al suelo libros, colchones, sábanas, etcéteras y terminó llevándose unos 20 perfumes, relojes, prendas y otros tipos de objetos valiosos, que luego admitió haber robado.

Fui a la policía a poner la querella y con las fotos y los videos de la cámara de seguridad recolectados, me dijeron que localizarían al ladrón y así lo hicieron.

En la policía encontré a una española que trabaja para la ONU, a quien este mismo ladrón le había robado. Su aspiración era recuperar algo y me dijo, que ella no tenía intención de someterlo porque esas personas eran víctimas debido a la falta de oportunidades.

Fui a la fiscalía esperando que este ladrón, por un tiempo, no pudiera salir a las calles a robar. Para mi sorpresa todo fue un fiasco porque cuatro días después, estando en un colmado en la calle Pasteur con Lea de Castro, encontré al ladrón frente a mi mesa pidiéndome dinero.

Creo que la policía hace su trabajo y se tilda a ellos de ser los culpables, pero esas críticas obvian la podredumbre del sistema judicial donde está el epicentro del mal principal.

Echarle la culpa a una fiscal indefensa tampoco es justo, porque es peor que introducir a un inocente a la hoguera.

En este robo hubo cinco víctimas, primero el ladrón porque como dijo la española que trabaja para la ONU, quizás es un ser que no ha tenido oportunidades, en segundo lugar, la población sufre porque ese no se va a recuperar con los mecanismos legales existentes y va a seguir robando, y manteniendo el miedo e intranquilidad en la población. Tercero: quien subscribe que es el menos afectado. Cuarto: pensarán que la fiscal. No, ella no es culpable, actuó dando respuesta a nuestro sistema judicial existente y quinto: todos los gobiernos, que con los malos ejemplos sucesivos en que incurren, continuaran haciendo lo mismo. Algunos soñadores como quien suscribe, seguirán con la esperanza de que un día llegue el final.

Perdone mi muy buena y admirada amiga y orgullo nuestro, doña Mirian Germán. Ya no creo en la utopía, sí en la verdadera vida de hoy, la real.

 

POR NELSON CASTILLO

*El autor es médico cardiólogo.

Comenta