Un gran maestro llamado Fracaso

Por HERNÁN PAREDES miércoles 10 de octubre, 2018

La sociedad dominicana, como muchas otras de naturaleza conservadora, tiende a estigmatizar el fracaso, despreciarlo, a tal punto que mientras emprendedores en otros países muestran con orgullo en sus hojas de vida los negocios que han fundado y posteriormente quebrado, aquí en nuestro país se esconden estas experiencias, como si nunca hubiesen ocurrido, como si la riqueza del aprendizaje vivido no fuera algo invaluable.

Es más, nuestra cultura es tan conservadora que sé a ciencia cierta que algunos no podrán apreciar la lógica de lo que lo que estoy planteando, y no los culpo, también a mi me ha tomado tiempo desprenderme de los prejuicios que me fueron socialmente inculcados, prejuicios que no solo nos predisponen automáticamente a condenar el fracaso, sino también lo que es peor aún, a temerle.

Sir Ken Robinson, especialista en educación y creatividad, plantea que estudios realizados en niños demuestran que estos nacen con el potencial de ser prácticamente genios, tanto que al medir el pensamiento divergente en estos cuando entran al primer nivel de su educación inicial, la mayoría de ellos muestran resultados impresionantes, pero a medida que el sistema educativo los forma, esta genialidad va desapareciendo hasta perderse casi por completo en la adolescencia.

De ahí la famosa frase de Robinson que reza que la “Las escuelas matan la creatividad”, y no es para menos, en el mundo existe hoy un gran debate sobre cual debería ser sistema educativo ideal, uno que no produzca tanto terror a fallar, uno que no cohíba a los alumnos a plantear ideas originales, robándoles incluso su propia individualidad.

Como podrán imaginar, en República Dominicana el temor al fracaso es peor aún que en sociedades desarrolladas donde se han realizado estos estudios, por una sencilla razón, tenemos deudas generacionales acumuladas que llevarán algún tiempo superar, esto a pesar de la estabilidad y crecimiento económico disfrutados, sobre todo en la última década.

Sin embargo, todavía no hemos creado un entorno socio-económico adecuado para que jóvenes con ideas brillantes tengan la posibilidad de construir verdaderos imperios empresariales desde los garajes de sus casas, como es harto conocido que  sucedió con los casos de Steve Jobs al fundar Apple, o con Bill Gates al hacer lo propio con Microsoft.

Pero creo que además de crear ese entorno favorable implementando políticas públicas de apoyo y fomento a las MIPYMES y el emprendimiento, cosa que actualmente se está haciendo muy bien, también necesitamos hacer algo más fundamental todavía, y es crear esa cartera mentes creativas que se conviertan en potenciales generadoras de valor con sus ideas originales, pero para eso debemos matar el miedo al fracaso en nuestra cultura, estimulando el orgullo a atreverse a intentado, claro, siempre y cuando medie también en el proceso un aprendizaje sopesado de la experiencia vivida.

Ver al fracaso como a un gran maestro es el secreto, uno que debemos aprender a entender, empezar a valorar en su medida justa, un maestro cuyas enseñanzas dejan cicatrices que debemos mostrar con orgullo, pues son la evidencia de nuestras hazañas más gloriosas.

La carga más pesada para un emprendedor dominicano, es que cuando no logra una iniciativa, por lo general pierde el apoyo de su entorno social más cercano, se impone el estigma del fracasado, más aún, muchos terminan creyéndoselo, olvidando algo muy elemental, si obtuviste una enseñanza valiosa no existe tal fracaso, y si incorporas lo aprendido en tus decisiones futuras, simplemente acabas de descubrir como subir la escalera que te llevará al éxito.

“Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”. Samuel Beckett

Por Hernán Paredes

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar