Un Artículo Temerario y la Situación del País

Por Francisco Rafael Guzmán martes 25 de junio, 2019

Hace no menos de dos décadas, cuando en el desaparecido periódico vespertino tabloide La Nación encontré un espacio de colaboración publicando artículos en sus páginas (gracias al periodista Rafael Peralta Romero), lo cual duró por más de dos años hasta que ese diario dejó salir, escribí un artículo que tenía un título que podía zaherir susceptibilidades aunque no había alusión directa contra nadie en particular pero podía interpretarse que había insinuaciones. Hubo gentes, en el ámbito de la UASD que me cuestionaron, diciéndome como de lo peligroso que era escribir así, incluso que el ex-rector Porfirio Sebastián García Fernández en tono retórico o de advertencia dijo que eso generaba odio en la gente que se sentía aludida. Sin embargo, quien escribe entendía que no se estaba usando nada que tuviera que hacer sentir a nadie muy ofendido moralmente.

Ahora bien, ya eso es historia patria y el autor  sido sorprendido con la inconducta de tantos políticos, que ya nada le sorprende. Pese al anatema del Frente Patriótico, no me refiero al Frente Patriótico Nacional que promovió la Línea Roja del Movimiento Revolucionario 14 de Junio en 1977-78, cuando se planteaba que había un agotamiento del modelo económico con el que el Dr. Balaguer gobernó al país  si no el frente formado con la alianza del PLD y el Partido Reformista Social Cristiano para que Leonel pudiera ganar en las elecciones de 1996,  votamos por este candidato.

Sin embargo, parece que el compromiso del Dr. Leonel Fernández con la fracción financiera de la burguesía dominicana era muy grande. El proceso de privatización de las empresas del Estado, el emporio azucarero y la CDE se agotó para hacerse -aparentemente- un proceso irreversible. Lo peor de todo es la privatización de casi toda la salud pública, aparición de la ARSs privadas para la cobertura de los servicios de salud en manos de seguros privados y las AFPs privadas para administrar los fondos de pensión. Todo esto en beneficio del capital financiero. Eso es un verdadera mafia.

El autor de este artículo, quien sufragó como ciudadano en favor del ex-presidente Fernández en el 1996, ya que le conocía personalmente, se indignó un poco cuando vio la alianza con Balaguer -la que propiciaron Danilo Medina y Miguel Cocco- a pesar de que votó por el candidato del PLD, pero eso no sería la peor indignación. La mayor indignación del autor vino -después de haber votado- cuando privatizaron las empresas estatales (incluyendo el CEA y la CDE), militarizaron la  Liga Municipal Dominicana para que no quedara en manos del PRD y cuando la muerte de un alto retirado de la Fuerza Aérea Dominicana cuyo nombre era Luis Santiago Pérez (aparentemente lo hicieron elementos vinculados al PLD que según lo que se reseñó parece eran un grupo de lúmpenes). Parecía que volvíamos a la era de las cavernas o que el PLD se estaba llenando de gentes trogloditas.

Cuando Danilo se refirió a lo de la reelección sin decir si quiere ser candidato o no, pero aparentemente dando a entender que aspira a reelegirse nuevamente, parece que está obnubilado  u obsesionado, o bien, que está sometido a la presión de varios de sus más cercanos funcionarios o legisladores que se identifican con su gestión.

Hace mucho tiempo, un profesor que es de una generación anterior a la del autor, dijo en una reunión de académicos que el mundo era del tigueraje  y que eso era lo que iba, por más moralistas que fuéramos. Parece que tenía razón, en la era que vivimos con un loco y energúmeno como Donald Trump y un anatema como Bolsonaro. Ahora bien eso no fue lo que Bosch le predicó a ninguno de sus seguidores y la conducta de Bosch fue coherente con su prédica.  Lo de la militarización del Congreso de la República da muestra de que Danilo no se maneja adecuadamente como un hombre de Estado, porque eso es una barbaridad. El presidente da muestra de que no sabe manejar el conflicto social. El presidente está dando muestra de intolerancia, como si no fuera un demócrata, ¿acaso los dictadores no son el mejor ejemplos de intolerantes?

Por  Francisco Rafael Guzmán F.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar