Un 5 de julio: Con elecciones extraordinarias, en pleno Covid-19 y amenazando la era del poder del PLD

Por José Núñez viernes 3 de julio, 2020

El próximo 5 de julio del presente año cae un día domingo, por cierto, el primero del citado mes, donde se efectuarán unas elecciones extraordinarias en los niveles presidenciales y congresuales en el centro de una pandemia.

De ahí es que las próximas elecciones en el país para escoger sus principales autoridades, en los Poderes Ejecutivo y el Legislativo, y casualmente se seleccionarán dos, y qué dos poderes. Así mismo son extraordinarios al doble estos sufragios, y todo porque se les cambió la fecha original, del 17 de mayo por el 5 de julio de este mismo año, y por una razón forzosa; por el Covid-19.

Entonces, lo que les da su categoría de extraordinarias al doble, o muy especiales a estas elecciones, es porque se van a desarrollar en pleno auge de una pandemia que ya lleva aproximadamente tres meses en el territorio nacional, y esta situación es un caso único en el mundo, ya que ninguna nación ha celebrado un proceso electoral con una enfermedad tan letal y estando presente.

Y nadie cuestiona lo aterrador que es el Coronavirus o Covid-19, ya que dentro de su letalidad, también se convierte en un problema sanitario y económico de predicciones negativas e inimaginables para la humanidad.

Además, y como para poner todo más tenso en medio de este proceso electoral con predicciones diversas por parte de las firmas encuestadoras que accionan en nuestro territorio, se está evidenciado que el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el cual está en el poder, lleva 16 años consecutivos, y 20 de los últimos 24, en realidad lo amenazan seriamente  con ser desplazado por una de dos organizaciones políticas o por las dos también podría ser.

Es más, desde que el partido morado retomó el poder en el año 2004 después de haberlo perdido en el 2000, nunca antes como ahora se había visto tan cerca de un proceso electoral a punto de ser sacado del gobierno, según se nota el clima en las calles y donde además, las últimas cinco (5) encuestas de las seis (6) más prestigiosas, al unísono, cuando se leen entre líneas, su principal dato es, que el PLD no tiene chance de mantenerse en el poder.

Las cinco encuestadas que mantienen una posición parecida y favoreciendo a los perremeístas en sentido general en relación a los resultados electorales del próximo 5 de julio son; La Gallup-Hoy, Greenberg-Diario Libre, Mark Penn/Stagwell-SIN, Penn and Schoen & Berland/Grupo y el Centro Económico del Cibao.

En este contexto, los partidos que aspiran a tomar el mando de las cosas públicas desplazando al PLD, son el Revolucionario Moderno (PRM) y la Fuerza del Pueblo (FP), que actúan cada cual con estrategias diferentes aspirando ganar estas elecciones, y con el acuerdo político que han hecho a nivel municipal y congresual, enviaron un mensaje futurista.

El dato que se extrae de los acuerdos municipales y congresuales entre PRM y la FP, son en dos vías para el pueblo dominicano, por un lado, que están dispuestos a sacrificarse para destronar al gobierno, y por el otro, nos dice la lógica, que están coincidiendo en los  intereses, siendo el principal, sacar del poder a los peledeistas.

El mensaje que se envía con un acuerdo entre dos partidos de las tres fuerzas políticas principales que se están enfrentado, conjuntamente con sus aliados, todo indica que si hay una segunda vuelta electoral, para hacer una alianza, se cae de la mata, que la harían los que ya están con algunos acuerdos y coincidencias políticas.

No va a darse un acuerdo político electoral de alianzas entre los que lucen que se odian a muertes, en un caso, por los enfrentamientos electorales del pasado y recrudecidos ahora (entre el PLD y el PRM), y por el otro lado, por la división reciente del PLD, donde las malas artes políticas se usaron en contra del líder y presidente de ese partido, del estadista Leonel Fernández, donde midieron mal las consecuencias inmediatas y futuras, de ahí surgió la FP.

Sí señor, los enfrentamientos en el partido de Juan Bosch, el PLD, hasta llevarlos a dividirse, es la causa fundamental de su situación de aprieto para estas elecciones, desconocieron o ignoraron la historia, por lo que pagarán las consecuencias negativas para ellos y para otros.

Por todo lo expuesto con anterioridad, las tensiones están por las nubes porque ya son unas elecciones pospuestas y por lo tanto, convertidas en extraordinarias, además estamos en medio de una pandemia letal y lo tercero, al partido que se quiere desplazar, ya ha echado raíces profundas en el Estado, y el tratar de sacar a esta maquinaria electoral, lo hace mucho más conflictivo.

Es que cuando los partidos políticos tienden a durar muchos años y décadas gobernando un país, se ha evidenciado, que si hay una institucionalidad frágil como es la de República Dominicana, se hace más cuesta arriba sacarlos del control del Estado. Aquí se cuestiona la teoría de que «el poder desgasta», porque otros sostienen que; «estar en la oposición aniquila», y obviamente, esto último es mucho peor; el final.

Entonces, como para ponerles «la Tapa al Pomo», todas las encuestas más prestigiosas, les están prediciendo un mal e inevitable presagio al PLD en cualquiera de los posibles escenarios electorales, ya sea en una primera o en la segunda vuelta de los sufragios.

En definitiva, para este próximo proceso electoral, ¡Que Dios saque al pueblo dominicano por la puerta grande de la historia!

Autor: José Núñez

Comenta