UASD: Una rectora, dos rectores y un colectivo profesoral

Por Francisco Rafael Guzmán

Hace unos años por accidente me encontré con el alguien que luego fue un alto funcionario de Danilo Medina, el cual al yo referirle algo de las consecuencias del neoliberalismo me usó el concepto de áreas públicas, diciéndome que se trataba de la desaparición de las áreas públicas. Esa persona y yo habíamos tenido algunos vínculos años atrás, por eso al encontrarnos en Librería Cuesta, persona que no es muy frecuente verlo en lugares como ese, nos saludamos y cruzamos palabras. La desaparición de muchas áreas públicas en la gran mayoría de los países, con el proceso de globalización de la economía y con la instauración del modelo económico neoliberal en casi todo el mundo, es el gran dolor de cabeza que vive la humanidad. Esto ha generado más pobreza y más deterioro en el nivel de vida de las clases y sectores populares y de las capas medias: proletarios, artesanos, pequeños propietarios urbanos y rurales de empresas de servicios, comerciales y agrícolas, profesionales, intelectuales y funcionarios públicos con sueldos no muy privilegiados.

Esos sectores han visto amenazado su nivel vida, peor aún en el caso de los trabajadores haitianos que se le paga peor. El gobierno de Medina casi le puso la tapa al pomo con el deterioro de las áreas públicas, pero si bien este gobierno hasta el momento no le ha dado peor trato si no mejor a la UASD que Danilo, siendo la Primada de América parte del patrimonio público, Abinader puede poner la tapa al pomo con la privatización y desaparición de las áreas públicas.  Este es un gobierno hecho a la medida del gran capital y   su partido se creó para ser orientado por una burguesía con conciencia de clase para sí; lo dijo el autor de este artículo cuando la pandemia apenas tenía pocos meses, recientemente han salido por las redes escritos y videos con discursos de Isa Conde donde dice eso. A las mal llamadas alianzas público-privadas ya le remodelaron el edificio de INAZUCAR, eliminando este último como oficina pública y creando una entidad pública para las alianzas público-privadas. Esto último hará más daño; se trata de fortalecer el proceso de privatización en detrimento de lo público. Abinader actúa como representante del gran capital. Esta orondo con los aires de poder que soplan a su favor y manda una mala señal vistiéndose de militar, aunque sea el comandante en jefe de las FF. AA. Los que somos uasdianos debemos defender la UASD a toda costa, porque este gobierno, aunque tiene mucho apoyo, no le resultará ser lo que muchas gentes tenían en sus expectativas. Tomen notas y esperen el futuro inmediato que se proyecta muy incierto.

Ahora bien, la UASD de cara a las próximas elecciones  debe sacar de estas los mejores resultados y a partir del futuro inmediato practicar una democracia universitaria como antes la practicaba, con participación estudiantil activa y de calidad en el cogobierno y con participación estudiantil en elección de autoridades  mayor que la que tiene ahora. Hay que recobrar la autoridad para que la UASD sea invulnerable y el Estado dominicano cambie radicalmente el trato que le ha venido dando a ella. La Doctora Emma Polanco es  la primera mujer rectora y ha sido muy exitosa, con esfuerzo propio logró vencer muchos obstáculos, a mi entender sin recetas de ex rectores  del equipo y se ha manejado a mi parecer con un gran éxito para beneficio de la UASD, pues logró recuperar algo de prestigio institucional, establecer vínculos interinstitucionales y el cese de la campaña mediática. Sin embargo, no nos podemos confiar en que hemos logrado mucho y debemos pensar en que desde hace muchos años algo no se ha venido manejando bien: la democracia universitaria, la que debe servir de ejemplo al país. Eso viene ocurriendo desde las gestiones de finales de los años ochenta hacia acá. En la Facultad de Ciencias de la Salud, no sé si será por el liderazgo de Rosel, pero noto un acercamiento de candidatos profesorales a un grupo estudiantil  que no lo he visto en muchos años en otras unidades académicas.

Recuerdo cuando en el 2008, habiéndome distanciado del equipo por unos hechos desagradables que ocurrieron años antes, fui invitado insistentemente a que asistiera a una  asamblea en el Centro de Planificación para la Acción Ecuménica, donde pasé por más de un motivo un momento muy desagradable. Uno de los dos ex rectores que la Dra. Emma Polanco había apoyado planteó las dificultades que dicha candidata  confrontaba por la resistencia a la candidatura de una mujer y parangonó al caso del CUJAM cuando llevó a Emma Tavarez de candidata a la Secretaria General de la Federación de Estudiantes Dominicanos. Lo de Emma Tavarez fue  a mediados de los años 60 y en el 2008 habían transcurrido más de 40 años. Perdió en el 2008 la Doctora Polanco, ante la parafernalia de Franklin García Fermín apoyado por el PRD, pero parecía que  Emma ganaría. Todo indica que, por la época de pandemia que vivimos y por la relevancia de esa prestigiosa unidad académica, ha llegado la hora de una rectoría de medicina y de un Consejo Universitario que funcione con democracia y representatividad. No digo esto por magna que es esa Facultad de Ciencias de la Salud y por los años que hace que no se elige un rector de ella, si no por lo anterior. Creo esa facultad tendrá un rector electo en el 2022 y una rectora electa en el 2026. Entiendo, aunque no soy infalible y ni me siento tal, creo que Rosel es invencible y creo que Asjana será electo rector.

  Francisco Rafael Guzmán F.

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar