UASD: Premura en la apertura del semestre parece desatinada

Por Francisco Rafael Guzmán lunes 3 de agosto, 2020

Ninguna otra entidad universitaria en nuestro país tiene una tradición con apego a la razón al manejarse como comunidad autónoma, como es la tradición de las universidades occidentales desde su surgimiento o eclosión en la Baja Edad Media europea, que viene  a ser el paradigma de universidad en el país. La UASD tiene que seguir siendo ese ejemplo, aunque estén proliferando  mucho las universidades privadas que la mayoría de ellas lo que saben es cobrar una matrícula cara a sus estudiantes y luego estos a veces no encuentran trabajos dignos en el país.

Quien escribe no está activo en la UASD, no tiene asignación docente, pero como dominicano y como uasdiano, se preocupa por su universidad. Estoy escuchando el clamor de profesores que están impartiendo docencia en la plataforma digital, es decir, clases no presenciales. Ellos dan cuenta que con la plataforma digital no puede iniciarse el semestre ahora, porque puede ser un fiasco para La Universidad, ya que es muy poca la integración de los estudiantes. Esto aparentemente no sea lo peor, pero para la UASD puede ser grave ya que en nuestra universidad se venían dando muchas deserciones con las clases presenciales, algo que deben buscarse los correctivos, esas deserciones van a ser mucho mayores si la plataforma digital no estimula a la integración de los estudiantes. Es posible que a muchos estudiantes uasdianos, con bajos recursos económicos, se les dificulte el acceso a las clases virtuales. Los estudiantes, casi todos, tienen teléfonos celulares inteligentes, pero es muy posible que a través ellos sea muy dificultoso integrase a las clases virtuales sin no tienen laptop u otra computadora.

Muchas asignaturas teóricas puede servirse en plataformas digitales, pero la motivación que el estudiante puede tener al interactuar con el profesor y sus compañeros en las aulas en clases presenciales, nunca la podrá tener con las clases no presenciales a través de plataformas digitales.  Esto pasa aquí y en cualquier país occidental, desarrollado o subdesarrollado, aunque tal vez en países no tropicales sea menor el efecto de las clases no presenciales. Sin embargo, la motivación en los aprendizajes, aún en las asignaturas teóricas en que se puede prescindir de las clases presenciales, necesariamente será mucho menor y también menos significativo, aquí, en los Estados Unidos y en cualquier parte del hemisferio occidental. Tal vez no se pueda decir lo mismo de naciones asiáticas, donde por razones culturales los sujetos son más introvertidos, disciplinados y menos interactivos.

Ahora bien, las asignaturas con prácticas de campo, prácticas de laboratorio o prácticas de hospitales no pueden ser impartidas en clases no presenciales, por más que se quiera simular en una plataforma digital. Esto último sería desastroso en el proceso de aprendizaje de los estudiantes, porque no habría ningún aprendizaje importante. En asignaturas de ciencias fácticas, química, biología y física, eso serían un crimen  en contra del aprendizaje, pretender simular prácticas de laboratorios a través de plataformas digitales. De igual manera, pasaría lo mismo en asignaturas vinculadas tanto con asignaturas con prácticas de campo como la topografía, como también algunas asignaturas de la carrera de Ingeniería Agronómica en que se hacen prácticas de campo y las prácticas de hospitales de los estudiantes de las diferentes carreras  de la Facultad de Ciencias de la Salud, aunque estas últimas se seguirán haciendo presenciales para enfrentar los efectos del COVID-19 y de atender a enfermos de otras enfermedades.

La Universidad Autónoma de Santo Domingo, Primada de América y Decana de las Universidades del País, tiene que seguir poniendo el buen ejemplo. Según el punto de vista del autor y oyendo el clamor de algunos profesores, no a muchos porque la pandemia nos separa mucho de los colegas y amigos, pero profesores a los que se le puede tomar  la palabra por su capacidad racional, no deben comenzar las clases no presenciales ahora y deberá prepararse muy bien a los profesores y al personal de su plataforma tecnológica  para si en enero no hay condiciones de volver a las clases presenciales, entonces arrancar con las clases en plataforma digital.  Esto debe hacerlo, propiciando de algún modo la integración masiva de los estudiantes y evitando el retiro de estos de las asignaturas; deberá la Universidad revisar el sistema de inscripción y selección de asignaturas, ya que se ha convertido en un óbice para los estudiantes, lo cual provoca retiros y deserciones. De igual forma, revisar el sistema de reporte de calificaciones y las limitaciones que tienen los profesores para hacer correcciones, ya que una vez que hacen el reporte inmediatamente no les dan ningún tiempo a los profesores de rectificar cualquier error en el mismo. Esto se traduce en pernicioso para el estudiante.

Lo del inicio del semestre en enero en plataforma digital, sin no hay otras condiciones, ya que la pandemia desgraciadamente no ha dado visos de terminar por ahora, pese a que los magnates de la economía quieren dar apertura a áreas que deberían estar vedadas a la presencia de aglomeraciones humanas, no significa que va a haber muchos éxitos en los aprendizajes de los estudiantes. La pandemia es una realidad insoslayable, pero muchos no quieren admitirlo, ya que los empresarios hablan de abrir la economía, pensando en sus ganancias y no están pensando en que deben abrirse con precaución algunas áreas de la economía para que la gente se avitualle de alimentos necesarios para sobrevivir. Estamos en emergencia, tratando de sobrevivir a la pandemia y de no contaminarnos de ese ignoto virus por su etiología y por su trasmisión, pero el virus maldito de ella no da indicio de debilitarse. Esto no es cuestión de plusvalía esto es cuestión de una crisis sanitaria, a la cual la UASD pudo haber contribuido más en su combate pero el Estado dominicano dirigido por Danilo Medina no la ha dejado. En tal sentido hubo propuestas y no se le hizo caso.

Responsable fue la actitud de la Decana de Ciencias de la Salud, cuando en una fecha reciente echó para atrás una decisión de abrir prácticas de laboratorio de sus estudiantes, ante el temor de que se contaminaran.

Creemos que una actitud más responsable de  la UASD debe ser no abrir el semestre ahora, utilizando la plataforma digital, duélale a quien le duela, y no creemos que a nadie le va a doler tanto, hay una realidad severa, inexorable e insoslayable, el COVID-19. Debe preparar bien a su personal docente, para comenzar en enero, no es la primera vez que se pierde un semestre en la UASD, pero supongamos que debemos aprovechar mucho el tiempo y no volver a aquellos de la infausta guerra fría de los tiempos de Balaguer, aunque hasta cierto punto los tiempos actuales son más infaustos, el momento actual es anormal con la pandemia. No nos preocupemos porque universidades privadas estén dando clase sin perder tiempo, hay que ver que los aprendizajes de los estudiantes no van a ser como si fueran clases presenciales, pero además la UASD tiene que hacer las cosas mejor que ellos, como ha sido la historia. Tenemos el ejemplo de la UNAM que postergó el inicio del semestre.

El autor felicita a la Dra. Emma Polanco Melo por el liderazgo que tiene, basado en la razón y en el magnetismo personal, a la vez que felicita a los funcionarios del Consejo Universitario en su ejercicio. Es bien merecido el liderazgo de la rectora, según nuestra opinión personal tiene vocación de mujer de Estado. Esperamos que se revise la posición asumida de iniciar el semestre en agosto a través de la plataforma digital, porque es casi seguro que sería contraproducente. Amo a la UASD y espero la razón esté por encima del magnetismo.

 

Francisco Rafael Guzmán F.

 

 

 

Comenta