Trump y Merkel intentan dejar diferencias de lado

Por Associated Press viernes 17 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump y la canciller alemana Angela Merkel intentaron el viernes dejar de lado sus diferencias durante una reunión en la Casa Blanca, pero su primera presentación pública tuvo algunos momentos incómodos.

Durante una breve sesión de fotografía en la Oficina Oval, Trump y Merkel no se saludaron de mano ante los reporteros.

Trump se expresó en contra de la idea en Europa de que su agenda "Estados Unidos primero" significa que él sea aislacionista y afirmó que eso es "otro ejemplo de, como dicen ustedes, noticias falsas".

El mandatario también dijo Estados Unidos era una "compañía muy poderosa", y luego corrigió y dijo "país".

Cuando un reportero alemán preguntó a Trump si lamentaba alguno de sus comentarios en Twitter, el presidente declaró: "Muy rara vez".

Merkel mantuvo la compostura incluso cuando Trump reiteró que el presidente Barack Obama quizá intervino sus teléfonos en la Torre Trump.

El mandatario intentó convertir esa explosiva acusación en broma cuando le preguntaron sobre las preocupaciones que había suscitado en el gobierno británico la afirmación de la Casa Blanca de que espías británicos lo habían vigilado.

"Al menos quizá tenemos algo en común", afirmó Trump en referencia a las versiones de prensa de 2013 de que Estados Unidos espiaba las conversaciones del teléfono celular de Merkel.

Trump dijo que no debían culparlo por citar palabras de un analista de Fox News que aseguró que el servicio de inteligencia británico ayudó a Obama a que lo espiaran.

Cuando la conferencia viró hacia asuntos económicos, Merkel intentó proyectar una postura conciliadora. Merkel afirmó que los "éxitos de los alemanes siempre se han dado cuando éstos han sido una cara de la moneda, y la unidad y la integración europeas, la otra cara. Estoy profundamente convencida de eso".

Esos comentarios al parecer estuvieron dirigidos a defender los beneficios de la Unión Europea. Trump apoyó en su momento la salida de Gran Bretaña de la UE y se ha manifestado contra los acuerdos comerciales multilaterales.

Ambos gobernantes intentaron expresar sus lazos comunes, pero mostraron mínima afinidad en su primer encuentro, un contraste respecto de las cálidas relaciones que tuvo Merkel con Obama en los ocho años que éste fue presidente.

Al inicio de la conferencia de prensa, Merkel intentó romper el hielo al afirmar que era "mucho mejor conversar uno con el otro que sobre el otro".

Merkel afirmó con prudencia que ella representa los intereses alemanes y Trump "defiende, y es correcto, los intereses estadounidenses. Es nuestra respectiva obligación".

La canciller señaló que las partes "intentaban también abordar aquellas áreas en las que tenemos desavenencias y unir a la gente".

"Debemos ser justos el uno con el otro", declaró Merkel, y señaló que ambos países esperan "que algo bueno resulte de eso para sus respectivos pueblos".

Apple Store Google Play
Continuar