829-917-7231 | 809-866-3480

Trump y los capitales norteamericanos

Por Elvis Valoy Sábado 7 de Enero, 2017

Los resultados de las elecciones norteamericanas demuestran que la Globalización empobreció a grandes sectores, y de ahí que esa parte de la sociedad se identificara con el discurso de oposición a esas medidas enarbolado por el candidato republicano Donald Trump.

Las últimas decisiones de las empresas Ford, Carrier y General Motors, de priorizar las inversiones en su país, le dan ganancia de causa al electo presidente Donald Trump, quien inició el cumplimiento de sus promesas de campaña de impedir la fuga de capitales.

Los ofrecimientos electorales que le granjearon al magnate inmobiliario millones de votos dentro de las clases medias y la clase obrera norteamericanas, pauperizadas por las políticas económicas globalizantes, han comenzado a surtir sus efectos.

A la Carrier, compañía fabricante de acondicionadores de aires, le ofreció prerrogativas para que se mantenga en su territorio a la hora de incrementar sus operaciones, por lo que esa firma ha preferido permanecer dentro de sus fronteras.

A la emblemática General Motors la amenazó a través de su cuenta de Twitter con sancionarla con impuestos fronterizos si continúa ensamblando los carros Chevy Cruze en México.

Pero el caso de la Ford ha sido el más característico dentro de la política de Donald Trump de detener la fuga de capitales, que buscan mano de obra barata en latitudes fuera de los Estados Unidos.

El seleccionado mandatario que el próximo viernes 20 de enero arribará a la Casa Blanca dijo que impondría un arancel de un 35 por ciento a los autos que fabrica la Ford en territorio mexicano, si la compañía trata de introducirlo a Estados Unidos desde sus ensambladoras en el país azteca.

La reacción de Ford no se hizo esperar, y la anunciada inversión de 1600 millones de dólares en su planta en Hermosillo, México, y que generaría alrededor de 1800 puestos de trabajo en esa nación, fue suspendida.

Con sus medidas, el elegido gobernante norteamericano evitó que cientos de puestos de trabajo se marcharan a otras tierras, lo que es bien visto por gran parte del pueblo estadounidense. Durante toda su campaña, Trump criticó duramente el TLC con México y Canadá, por lo que algunos analistas no descartan en el futuro una cumbre México-Estados Unidos para tratar sobre este particular.

Mientras, la bolsa de valores mexicana reaccionó desfavorablemente a las medidas tomadas por esas grandes firmas norteamericanas que desistieron de invertir en su suelo.

Indiscutiblemente que el ascenso de Donald Trump a la presidencia norteamericana traerá toda una nueva recomposición del capitalismo a escala mundial.

Nuevos aires a favor de los estados nacionales se harán sentir en el ya de por sí complicado ajedrez económico mundial que cambiará con la administración triumpista.