Trump: ¿ terminará ?

Por Ramón Rodríguez Sábado 4 de Febrero, 2017

ARTÍCULOS ANTERIORES

Ramón Rodríguez

Para cualquier individuo que ignore que la Política en su carácter de Ciencia obedece a leyes científicas, que permite a los estudiosos pronosticar acontecimientos de importancia en el tiempo, pensará al leer este título, que su autor es un irreverente o que ha perdido la razón. Lo cierto es, que bajo las condiciones en que asumió la presidencia el magnate Donald Trump, entiéndase, con un gobierno ilegítimo, aunque sustentado en la legalidad del proceso, se requiere de un gobernante diestro, con sentido común y con conocimiento pleno de que las prácticas antidemocráticas siempre tienden a socavar el poder.

Me imagino que los asesores del presidente estadounidense, quien ha creado un gran revuelo al firmar una orden ejecutiva que impide la entrada a refugiados y a algunos países musulmanes, así como enfrentar a periódicos tradicionales que ejercen gran influencia en la opinión pública mundial, le habrán hecho llegar el interesante ensayo del intelectual venezolano Moisés Naím, que plantea con sobrada lucidez y serenidad de juicio en su best seller ” El fin del poder”, que bajo las condiciones actuales mundiales, el poder se torna más transitorio y se pierde con mucho más facilidad. Está demostrado que Francis Fukuyama estaba errado. No hay tal fin de la historia. Naím acierta cuando establece que el mundo vive una verdadera Revolución en su mentalidad y modestamente agrego que es irreversible y no hay Donald Trump que pueda impedirlo.

El recién electo presidente de los Estados Unidos es un hombre inteligente, dentro del esquema de la ”inteligencia múltiple” que plantea Howard Gardner, pero evidentemente que es un desconocedor de los fenómenos políticos. La firma de ese veto migratorio es el mejor ejemplo de su ignorancia política, pues no es verdad que esa medida aleja las amenazas terroristas. Un político ducho, de vocación, con sentido de la historia y consciente de que la circunstancia histórica es un concepto de alta categoría, jamás se hubiese atrevido a dar un paso tan desacertado.

La sociedad norteamericana está dividida. Existe una crisis de credibilidad. Los grupos de poder volverán a incidir, como cuando aquellos famosos debates de Robert Alan Dahl y Charles Wright Mills.. Donald Trump depende de un grupo muy poderoso que le apoyó y de un partido Republicano, cuyos miembros comienzan a contradecirle públicamente. ¿ Qué podría ocurrir entonces? Yo pienso que Donald Trump perderá el apoyo de ”su propio partido” y ésto facilitaría un juicio político en cualquier momento. Finalmente, el jefe de la nación más poderosa del mundo deberá se muy bien protegido, porque algunos terroristas y grupos de poder afectados, querrán incluirlo en la lista de Abraham Lincoln, James Garfield, William MacKinley y John Fitzgerald Kennedy.