Trump se desliga de los comentarios racistas de un congresista republicano

Por El Nuevo Diario Martes 14 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON.- El presidente de EE.UU., Donald Trump, se desmarcó hoy de los comentarios racistas del congresista republicano Steve King, quien desató una polémica al afirmar que la civilización occidental no se puede restaurar "con bebés de otros".

"(Trump) no comparte ese punto de vista. Cree que es el presidente de todos los estadounidenses", dijo hoy el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, en su rueda de prensa diaria, sin añadir nada más al respecto.

En su encuentro con los medios ayer, otro periodista le había preguntado por esta polémica, pero Spicer se limitó a decir que consultaría con el presidente y daría más tarde una respuesta al respecto.

La controversia comenzó el domingo cuando King escribió en Twitter un mensaje racista en el que además alababa al xenófobo Geert Wilders, candidato a primer ministro de Holanda en las elecciones del 15 de marzo.

"Wilders entiende que nuestra cultura y demografía son nuestro destino. No podemos restaurar nuestra civilización (occidental) con los bebés de otros", dijo en la red social, provocando un alud de críticas de legisladores de su propio partido y demócratas, así como el halago del exlíder del Ku Klux Klan David Duke.

En una entrevista el lunes con CNN, el legislador reafirmó esa controvertida frase: "Quería decir exactamente lo que dije".

"Le he dicho (a los europeos), no se puede reconstruir tu civilización con los bebés de otros. Tienes que mantener alta tu tasa de nacimientos y enseñar a los niños tus valores", defendió el congresista del estado de Iowa.

King, que ya ha protagonizado otras polémicas por comentarios xenófobos, se presentó como un "defensor de la civilización occidental" y aseguró que con sus comentarios no aboga por la homogeneidad racial sino por la cultural.

En su opinión, "en los últimos ocho años ha habido demasiado foco en la raza" debido a que "la izquierda quiere descomponer la cultura estadounidense y convertirla en otra cosa".

Su polémico mensaje de Twitter fue criticado por importantes figuras de su partido, como el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, que se desmarcó ayer a través de su portavoz.

"Claramente (Ryan) está en desacuerdo y cree que la larga historia de inclusión de Estados Unidos es una de sus grandes fortalezas", indicó la portavoz AshLee Strong en un comunicado.

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, consideró hoy que esas palabras no son suficientes para condenar al "racista" King y pidió que le quiten la presidencia del subcomité de Constitución y Justicia Civil del Comité Judicial de la Cámara.

Entre los republicanos que han condenado con contundencia los comentarios de King está el exgobernador de Florida Jeb Bush; y los congresistas por Florida, Carlos Curbelo e Ileana Ros-Lehtinen.

Desde las filas demócratas también hubo numerosas críticas además de las de Pelosi, como la del congresista afroamericano e histórico líder de los derechos civiles John Lewis.

"Esto es intolerante y racista. Sugiere que hay una tradición y una apariencia a la que toda la humanidad debe amoldarse", escribió Lewis en Twitter.