829-917-7231 | 809-866-3480

Trump promete destruir ley que limita actividad política de credos religiosos

Por El Nuevo Diario Jueves 2 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON.- El presidente de EE.UU, Donald Trump, prometió hoy "destruir" una ley que limita la participación y el apoyo a actividades políticas de los credos religiosos, en un discurso en el que aseguró que su Gobierno hará "todo lo posible" para proteger la libertad religiosa.

"Me voy a deshacer (de ella) y destruiré totalmente la Enmienda Johnson, y permitiré que nuestros representantes de la fe hablen libremente y sin temor a represalias", afirmó Trump en su intervención en el Desayuno Nacional de Oración, un acto que mezcla política y religión, y que se celebra tradicionalmente en Washington el primer jueves de febrero.

La llamada Enmienda Johnson establece que los credos religiosos y otras organizaciones exentas de impuestos no están autorizados a hacer campaña o apoyar abiertamente a candidatos a cargos políticos.

En su discurso, Trump alertó de que la libertad de religión es "un derecho sagrado" que actualmente está "bajo amenaza", tanto en EE.UU. como en el resto del mundo.

"El terrorismo es una amenaza fundamental a la libertad religiosa. Debe terminar se terminará", remarcó el mandatario.

Además, dijo que su Gobierno hará "todo lo posible" para "proteger la libertad religiosa en esta tierra" y que Estados Unidos "debe ser siempre una sociedad tolerante donde todas las creencias sean respetadas".

Por otro lado, Trump sostuvo que los estadounidenses tienen que sentirse "seguros" y recordó que ha empezado a tomar "acciones necesarias" para alcanzar ese objetivo, en aparente alusión a su orden para vetar temporalmente la entrada a EE.UU. a todos los refugiados y a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

"Nuestra nación tiene el sistema de inmigración más generoso del mundo" y hay quienes quieren aprovecharse de eso "para socavar los valores que tanto queremos" o con el propósito de "propagar la violencia", denunció Trump.

Por ello, "en los próximos días, desarrollaremos un sistema para ayudar a garantizar que los admitidos en nuestro país abracen plenamente nuestros valores de libertad religiosa y personal", adelantó el mandatario sin dar detalles al respecto.

"Queremos que la gente entre en nuestra nación, pero queremos gente que nos ame y ame nuestros valores, no que nos odie y odie nuestros valores", apuntó.