Trump planea grandes cambios en su equipo tras las legislativas, según Post

Por EFE lunes 5 de noviembre, 2018

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON.- El presidente estadounidense, Donald Trump, planea hacer grandes cambios en su equipo tras las elecciones legislativas de este martes, que podrían resultar en la salida del gabinete de figuras tan destacadas como el fiscal general, Jeff Sessions, o la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen.

El diario The Washington Post informó hoy de los planes para una sacudida general del entorno de Trump, mientras que el diario Politico adelantó la semana pasada que la reestructuración podría afectar a hasta cinco miembros del gabinete.

Sessions es la figura más vulnerable y muchos en el Departamento de Justicia esperan que sea despedido -quizá de forma humillante- o forzado a renunciar en los días posteriores a los comicios, según el Post, que cita a catorce funcionarios y exfuncionarios de EE.UU.

Trump lleva más de un año ventilando su frustración por la decisión de Sessions de no supervisar la investigación sobre la trama rusa debido a sus propios contactos con Moscú, una medida que reduce su influencia sobre la pesquisa del fiscal Robert Mueller.

El mandatario estuvo a punto de despedir en septiembre al “número dos” de Sessions y responsable de supervisar la investigación de Mueller, Rod Rosenstein, y aunque la relación entre ambos ha mejorado recientemente, no se descarta su posible expulsión.

En la Casa Blanca también ha habido conversaciones sobre un posible reemplazo para Nielsen, de quien el mandatario piensa que no es lo suficientemente dura contra la inmigración ilegal.

Nielsen es la protegida del jefe de gabinete de Trump, John Kelly, a quien el mandatario ha pedido que siga en el cargo hasta 2020, aunque nadie se atreve a certificar que el general aceptará esa oferta debido a sus frecuentes roces en la Casa Blanca.

Otros cuyo futuro es incierto son los secretarios de Defensa, James Mattis; Interior, Ryan Zinke; y Comercio, Wilbur Ross.

Mattis mantiene “una relación incómoda de trabajo” con Trump, según un exfuncionario citado por el rotativo, pero el presidente no prevé despedir al general a corto plazo, y el jefe del Pentágono tampoco ha mencionado ningún plan de renunciar.

La que parece más probable es la salida de Ross, a quien Trump ha criticado frecuentemente, mientras que Zinke está en la cuerda floja por la reciente investigación que abrió el Departamento de Justicia sobre sus negocios inmobiliarios.

Varios funcionarios del Ala Oeste planean abandonar también su puesto para trabajar en la campaña de reelección de Trump, y se rumorea que la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, podría dejar su cargo, aunque lo haría por voluntad propia y no por el deterioro de su relación con el mandatario.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar