Trudeau aboga por diálogo para poner fin a las protestas indígenas en Canadá

Por EFE martes 18 de febrero, 2020

EL NUEVO DIARIO, TORONTO, CANADÁ.- El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, abogó este martes por el diálogo para resolver la creciente crisis provocada por el bloqueo por parte de grupos indígenas de las vías de comunicación en varias partes del país y rechazó las demandas de la oposición de forzar el final de las protestas.

“Encontrar una solución no será simple. Necesitará determinación, mucho trabajo y cooperación. Estamos creando un espacio de diálogo pacífico y honesto con las partes interesadas. Necesitamos que los canadienses muestren resolución y colaboración. De todos depende que lo hagamos de forma correcta”, dijo Trudeau en una discurso en la Cámara de los Comunes del Parlamento de Canadá.

El primer ministro ha suspendido su presencia en la cumbre de jefes de Gobierno de la Comunidad del Caribe (Caricom) que se inicia hoy en Barbados por las protestas en su país.

Grupos indígenas han bloqueado la vía de ferrocarril entre Toronto y Montreal, lo que ha obligado desde hace más de una semana a la suspensión de todo el tráfico ferroviario, tanto de pasajeros como de mercancías, en la mitad oriental de Canadá, causando millones de dólares de pérdidas, en protesta por la construcción de un gasoducto.

El líder del principal grupo opositor, el Partido Conservador, Andrew Scheer, rechazó el mensaje de diálogo de Trudeau y solicitó al Gobierno canadiense que imponga la ley.

“La declaración del primer ministro fue una completa abdicación de responsabilidad y liderazgo. El primer ministro ha animado y alentado esta clase de comportamiento”, consideró Scheer en la Cámara de los Comunes.

Mientras, la Asamblea de Primeras Naciones (AFN por sus siglas en inglés), que agrupa a las tribus indígenas de Canadá, solicitó diálogo para resolver el conflicto.

El presidente de AFN, Perry Bellegarde, apuntó durante una rueda de prensa que había solicitado a todas las partes que reúnan para negociar de forma constructiva.

El conflicto se inició hace meses cuando los jefes hereditarios de una de las naciones indígenas del oeste de Canadá, los wet’suwet’en de Columbia Británica, anunciaron su oposición a la construcción del gasoducto Coastal GasLink en su territorio.

Aunque otros grupos indígenas, incluidas comunidades wet’suwet’en, han dado su apoyo al proyecto, un gasoducto de 670 kilómetros de longitud con una inversión de 6.000 millones de dólares canadienses (4.500 millones de dólares estadounidenses), los jefes tradicionales se oponen.

En diciembre del año pasado, los wet’suwet’en bloquearon las carreteras de acceso a su territorio para impedir el acceso de los trabajadores que tienen que construir el gasoducto y, en enero, la Policía Montada empezó a detener a los manifestantes que bloqueaban las carreteras.

Tras los primeros arrestos, indígenas de todo el país empezaron a imponer bloqueos en solidaridad con los wet’suwet’en.

En Ontario, los mohawk bloquearon las vías de ferrocarril, lo que obligó a la suspensión del principal corredor ferroviario del país.

Mientras, las autoridades del país, tanto las provinciales como las federales, han evitado forzar el desalojo de las barricadas para evitar una escalada del conflicto y que se repita la crisis de Oka de 1990, cuando una pequeña protesta indígena en una población de Quebec degeneró en un conflicto en el que llegó a intervenir el ejército canadiense.

Anuncios