Trayectorias Literarias Dominicanas: Luis R. Santos

Por Ramón Saba jueves 1 de junio, 2017

 

27 de mayo de 1958, Nació en Santiago de los Caballeros el 27 de mayo de 1958. Su nombre completo es Luis Radhamés Santos Lora.

Novelista, ensayista, cuentista e incursiona en la literatura infantil y juvenil. Egresado del Instituto Superior de Agricultura como Agrónomo (entidad que conozco muy bien porque fui becado por la misma para hacer esa misma carrera, pero al año me convencí que no era lo mío y hasta ahí llegué). Posteriormente se hizo Licenciado en Ciencias Agropecuarias de la Universidad Católica Nordestana en San Francisco de Macorís. Trabajó como agente de área en el ministerio de Agricultura; administrador de proyectos en el Instituto Agrario Dominicano; vendedor de publicidad; locutor; animador de clubes nocturnos; relacionista público, productor y conductor de programas radiales y televisivos; miembro de la desaparecida Comisión Organizadora de la Feria del Libro; fue también Director General de Relaciones Internacionales del Ministerio de Educación. Fue miembro del legendario Taller Literario César Vallejo, que tiene su sede en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, y del Ateneo del Cibao. Ha dictado conferencias en la Academia Dominicana de la Lengua y en varias universidades y clubes sociales.

Otras importantes actividades desarrolladas por Luis R. Santos y que son dignas de mención, son la de haber sido el creador y coordinador del concurso de cuentos Virgilio Díaz Grullón, que auspiciaba el Banco Central de la República Dominicana, en el que también fungió como presidente del jurado; ha producido y conducido el programa de televisión “Cumbre de Opiniones” y el programa radial “Revista de la Tarde”. Laboró para el programa de televisión “A Primera Hora”; fue conductor y productor del programa Meridiano Caliente; ha sido articulista de los diarios El Nacional, Hoy, El Siglo, para los cuales ha escrito ensayos políticos y literarios. Es miembro del Grupo Literario Los Cinco, integrado además que por él, por los escritores Rafael García Romero, Emilia Pereyra, Rafael Peralta Romero y Avelino Stanley.

Luis R. Santos es amante del fútbol, gran admirado de Lionel Messi y confiesa que no soporta a Cristiano Ronaldo. También disfruta del béisbol de vez en cuando, aunque no con tanta fidelidad como lo hace con el deporte del balón y los pies.

 Sus narraciones aparecen en diversas antologías nacionales y extranjeras, entre ellas Líneas Aéreas: narrativa contemporánea hispanoamericana; El milagrero, antología en alemán y español y en Señales de voces, de Editorial Norma, entre muchas más.

En su haber bibliográfico se aprecian las siguientes novelas: En el umbral del infierno; Memorias de un hombre solo; El segundo resucitado; Un amante indiscreto; Aquella diabólica pasión; Princesa de Capotillo y Paraíso para perversos. En el género del cuento, podemos señalar: Noche de mala luna; Amy, la cantante y otros relatos sobre mujeres y El mejor día de mi vida, ensayos sobre la felicidad.

Luis R. Santos ha sido premiado en los concursos literarios de Casa de Teatro, Fundación Global Democracia y Desarrollo, Alianza Cibaeña y Banco Central de la República Dominicana. Su cuento “Tienes que matar al perro” fue llevado al cine y a la televisión. En 2014 recibió la Distinción al Mérito Literario que otorga el taller literario Virgilio Díaz Grullón, de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, recinto Santiago y en la XV Feria Internacional del Libro fue homenajeado con un día dedicado a su obra, con la denominación de una calle con su nombre.

Se confiesa deudor de la literatura norteamericana, declarándose admirador a Francis Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway, Herman Melville y William Faulkner; pero por otro lado confiesa que entre los latinoamericanos valora la obra de Juan Rulfo y no deja de conmoverse con el uso magistral del sarcasmo que el mexicano hizo en el cuento “Es que somos muy pobres” y considera a “Emma Zunz”, de Jorge Luis Borges, el mejor cuento escrito en español.

 

El escritor y periodista Rafael Peralta Romero estima que Luis R. Santos es un ser muy definido y explícito, ya como persona ya como escritor. El tema de su novela “Los oficios del placer” resulta directamente  proporcional a  la personalidad del autor, pues se trata de una obra audaz, impropia de un autor  tímido o exageradamente respetuoso, lo cual linda con la mojigatería. Asombra en esta obra de Luis R. Santos  el demostrado manejo de la teoría sobre el arte de escribir novelas y  el  abundante  acopio de información  sobre la materia, lo cual  finamente combinado con una interesante historia  de ficción  hacen de este libro  el producto de una notable ingeniosidad. Santos es hombre con suficiente experiencia de vida, lo cual aparece bien expresado en sus obras anteriores,  y ahora  que el autor  escala a la madurez narrativa, las vivencias que ha venido acumulando  se vierten torrencialmente en su creación literaria, como ocurre en la nueva novela Los oficios del placer.

 

El Poeta y ensayista Nan Chevalier es de opinión que Luis R. Santos acude a la adjetivación precisa para crear la atmósfera anhelada, llena de imágenes poéticas que adornan las escenas sin que por ello se altere el curso galopante de la narración.

El académico, poeta y ensayista Odalís Pérez considera que la voz narrativa de Luís R. Santos motiva su propia intencionalidad, pero también su legibilidad. Lo marcado, lo fijado como prosa narrativa no es un simple ejercicio, sino la vida de un mundo, un territorio que forma parte de su propia identidad como escritor caribeño, en un espacio donde la ficción y lo real se encuentran en permanente conflicto.

 

Finalmente, la escritora y periodista Emilia Pereyra plantea con mucha seguridad que Luis R. Santos aborda temas que interesan al público, con  una prosa muy efectiva. En relación a su novela “Princesa de Capotillo” ha dicho  que en algunos momentos parece que leemos un estremecedor reportaje sobre la perturbadora realidad de los barrios desangrados por la delincuencia y  la corrupción policial,  y aherrojados por el miedo de la gente a  morir a manos de los “tígueres” o de agentes de la uniformada.

 

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS reconociendo en Luis R. Santos, un escritor que debe ser ponderado y estudiado profundamente, desenterrando sus obras do quiera que estén, pues su prosa merece ocupar un espacio importante en nuestras bibliotecas.

 

Comenta