Trayectorias Literarias Dominicanas: Lourdes Batista

Por Ramón Saba jueves 23 de marzo, 2017

Nació el 8 de octubre de 1965, en Los Melaos, provincia Santiago de los Caballeros. Radica en Estados Unidos desde hace muchos años.

Poeta, narradora, periodista, gestora cultural y empresaria. Estudió contabilidad en el Liceo Víctor Estrella Liz y luego Comunicación Social en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Ha colaborado en diversos medios periodísticos nacionales e internacionales, entre ellos los periódicos La Noticia; Raíces; Fe, Fuerza y Vida (este último, vocero de la comunidad hispana de la iglesia católica en Long Island). Fue conductora del programa de radial La otra cara de la moneda. Laboró en el área de redacción de algunos periódicos hispanos en Providence Rhode Island; donde también colaboró, en calidad de voluntaria, con el comité coordinador de Quisqueya en Acción, organización que celebra el Festival Dominicano en esa comunidad. Posteriormente se trasladó a Long Island, donde reside en la actualidad, dedicándose profesionalmente a ofrecer asesoría de contabilidad, en su propia empresa: Batista Income Tax & Services. Ha participado en varios talleres literarios en Providence, RI en 1994, y en el taller literario Camila Henríquez Ureña que dirigen los escritores Karina Rieke y Jorge Piña, además del taller literario que dirige el poeta y editor José Alejandro Peña. En sociedad con su esposo, fundaron la empresa Solo para locos, Inc. Publisher. Es la fundadora y presidente de la organización y movimiento literario cultural Solo para locos, Inc. organización que realiza el Festival de las artes solo para locos, el cual ha sido presentado por dos años consecutivos en la prestigiosa universidad de Lehman en el Bronx (una versión del festival fue llevado a Santo Domingo).

 

Lourdes Batista es una escritora comprometida con la defensa de la mujer, y sus trabajos normalmente se dirigen hacia ese cometido. Ingresó a las actividades revolucionarias a la corta edad de 16 años, llegando a ser la primera mujer Secretaria General del Frente Estudiantil Flavio Suero (FEFLAS), mientras estudiaba en el Liceo Víctor Estrella Liz, para luego pasar a dirigir organizaciones campesinas y comunitarias; además formando parte del movimiento feminista dentro de la organización política de su preferencia en República Dominicana. Militó por más de 10 años en un partido de izquierda luchando en contra de la explotación del hombre por el hombre y por la liberación de su pueblo. Como mujer luchadora por los derechos de la mujer Lourdes Batista se ha distinguido en su participación ayudando a la comunidad hispana en los Estados Unidos donde colabora dictando conferencias sobre el abuso contra la mujer en algunos talleres de mujeres maltratadas.

 

El primer libro que publicó Lourdes Batista fue el poemario En la soledad de mi cama, el cual fue editado en los idiomas español e inglés y fue presentado por vez primera en la Feria de Escritoras Dominicanas de New York y posteriormente lanzado al mercado dominicano, ocasión en la que tuve el privilegio de haber sido su presentador; es importante señalar que algunos de los poemas contenidos en esta su primera obra, fueron musicalizados y grabados en la voz de Susana Silfa). Después del éxito de esta primera obra, Lourdes Batista publicó una antología denominada Sólo para locos, en la que aparecen poetas dominicanos, radicados en nuestro suelo y en el exterior; la segunda edición de esta antología recoge a poetas dominicanos y de otras nacionalidades. Su primer libro de cuentos aparece posteriormente, bajo del título Pesadilla diurna. Su segundo, y más reciente poemario, es La mujer desnuda, el cual está dedicado a los suicidas.

 

Conocí a Lourdes Batista, gracias a las redes sociales, específicamente Facebook. Iniciamos una hermosa amistad virtual y casi todas las noches nos comunicábamos para dialogar acerca de sus planes editoriales, específicamente sobre su intención de publicar su primer poemario. También fui su colaborador directo en el primer recital poético que ella produjera para Santo Domingo desde Estados Unidos, el cual fue bautizado con el nombre de Diez de diez por estar protagonizado por 10 poetas, entre los que se encontraban ella por supuesto, Rafael Hilario Medina, Camelia Michel, José Alejandro Peña (quien lamentablemente no pudo asistir), Farah Hallal, Luis Carvajal, Leibi Ng, César Zapata, Martha Rivera-Garrido y quien suscribe estas notas.

 

El ensayista, académico y poeta Odalís Pérez considera que en Lourdes Batista se hace visible una alteridad poética creciente en un cauce de presencia lírica particularizada en el cuerpo-relato de las actuales poéticas transgresivas que se abren a un diálogo ontológico y postontológico, marcado por contraórdenes de producción textual y subjetividad sentiente, y que la tradición expresiva en la que se apoya, dialoga con otros espacios donde el lirismo no se exhibe de manera artificiosa.

 

La periodista Alicia Estévez es de opinión que Lourdes Batista es capaz de expresar con poemas, llenos de pasión, belleza y osadía, los pensamientos de muchas mujeres sobre el amor, el sexo y la injusticia social aunque nunca los manifiesten con palabras.

 

Finalmente, la poeta y crítica literaria Doris Melo estima que Lourdes Batista se distingue por su inagotable imaginación y su aguda atención en la creación de personajes creíbles y que por otra parte, por las inflexiones del lenguaje, la ironía, y el sentido del humor, muchas veces raya en la burla al sistema político de cualquier país de Hispanoamérica o el Caribe, pues aunque ella es dominicana, no todos sus cuentos se presentan en ese ambiente, sino que también los recrea en otro país como los Estados Unidos, lugar donde ella reside y en donde algunos cuentos cobran importancia.

 

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un fragmento de un poema de Lourdes Batista:

 

Mi hombre

 

Mi hombre:

violín de notas azules,

soñador de lluvias perdidas

donde habitan las piedras

y las mariposas;

posee manos de madera preciosa

del paraíso donde Eva no fue sino la claridad,

la ofrenda y la caída;

legionario como un molino

sabio, creador de universos,

laberintos que perduran

entre paréntesis de piano ;

voz de papalotes dormidos

y rayuelas de mil colores.

Con lengua firme y matadora

de edades negras

viste los árboles de peces;

tiene labios de palomas juguetonas

que corren al compás

de la canción de cuna

de niños huérfanos de mar.

Por Ramón Saba

 

Comenta