Trayectorias Literarias Dominicanas: Arsenio Jiménez Polanco

Por Ramón Saba jueves 16 de marzo, 2017

ARTÍCULOS ANTERIORES

Ramón Saba

Trayectorias Literarias Dominicanas

Ramón Saba Héctor Incháustegui Cabral

Nació en Los Pomos, municipio de Bonao, el 14 de noviembre del año 1936. Su nombre completo es Arsenio Antonio Jiménez Polanco.

Poeta, narrador y sociólogo. Inició estudios de Derecho y Sociología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, para luego concluir estudios de sociología y psicología social en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras, Posteriormente realizó estudios de postgrado en la Universidad de New York, recinto de Brockport. Completó estudios sobre comercio y relaciones internacionales en academias de Estados Unidos, y varios países de Europa.

Su vida laboral ha transcurrido como servidor público en varias instituciones nacionales: Fue Subdirector Ejecutivo del Centro Dominicano de Promoción de Exportaciones; Vice Ministro de Relaciones Exteriores; Director de Casa Dominicana en la Ciudad de Miami, USA; Embajador dominicano en Jamaica y Director del Programa de Apoyo Institucional para la Integración Regional. En el sector privado ocupó las posiciones de Director de la Cámara de Comercio de Santo Domingo y Director de la Zona Franca Industrial de la Romana.

Arsenio Jiménez Polanco tiene en su haber bibliográfico los títulos Sonetos Honrando al Rey (poemario compuesto por ochenta sonetos dirigidos a la exaltación de la fe cristiana), En tres tiempos (poemario que recoge su poesía en tres etapas de su vida) y Cuentos para leer de pie y siete narraciones para sentarse (narrativa). De esas obras, he tenido el privilegio de haber sido el presentador de Sonetos Honrando al Rey y el prologuista de En tres tiempos.

Su producción poética ha sido valorada en su justa medida por varias antologías, tanto nacionales como internacionales, y no es difícil encontrar sus textos en revistas especializadas o publicaciones similares a esta.

 

Arsenio es un asiduo asistente a los talleres de formación literaria que se realizan en nuestro país, en los que participa con dedicación religiosa y saca de estos todo lo el provecho posible, porque los asume con responsabilidad y entusiasmo. Es congregado activo de su iglesia evangélica pentecostal y además forma parte del Círculo literario Estrambote, en el que comparte espacio con otros colegas suyos, entre los que podemos mencionar a Diógenes Díaz Torres, Nitín Troncoso, Plutarco Medina Gratereaux, Camelia Michel Díaz, Carlos Tomás Sención Noboa, Grisel Lerebours, Ramón Oviedo, Jennet Tineo y quien escribe estas líneas.

Doy fe de que este prohombre, es un ser humano íntegro, poseedor de una nobleza de espíritu y una calidad existencial admirables. Ser amigo de Arsenio Jiménez Polanco ha sido uno de los grandes privilegios que me ha concedido la vida. Afirmo además, que Arsenio es un trabajador incansable de la literatura, de esos se acuestan tarde porque los atrapa la lectura de una obra literaria de cualquier género y de los que madruga para avanzar un texto iniciado el día anterior. Aborda con incuestionable calidad, temas de cualquier índole, es por eso que podemos disfrutar su creatividad puesta al servicio de su conocidos Contrapuntos, o ya produciendo un libro de haikus infantiles, o un soneto, o una décima, o un poema en versos libres, o un cuento, o un ensayo, y seguro que en breve… una novela también. Arsenio ha dedicado su existencia a muchas actividades de bien social y espiritual, pero sabe sacar tiempo, mucho tiempo, para dedicarlo a la construcción de su legado literario.

Por otra parte, el laureado poeta y maestro César Sánchez Veras estima que pocos escritores en la poesía actual dominicana, tienen los registros de Arsenio Jiménez Polanco. Dueño de un verso limpio, profundo, espiritual y al mismo tiempo manejador del verso rimado como poquísimos autores nuestros. Su capacidad de ironizar con agudeza, del uso del retruécano y de la metáfora impredecible, hace de don Arsenio un poeta singular dentro de la nuestra literatura.

Finalmente, la poeta y pintora Nitín Troncoso es de opinión que Arsenio Jiménez Polanco, es un poeta de grandes luces, comprometido con la literatura, trabajador incansable de la cultura, un apasionado de la poesía. Sus ideas fluyen como las aguas de un río, pues vive reinventándose constantemente. Exigente en los temas a elegir, su poesía es culta y depurada. La versatilidad de sus escritos va, desde lo espiritual, lo íntimo, lo erótico, lo patriótico, hasta los de corte social. Sus textos cargados de imágenes celosamente seleccionadas, inmersas en un discurso profundo, impactante, sabiamente estructurado, muchas veces son el reflejo del ser humano preocupado por los hechos que acontecen en su país. Sus versos llegan al lector como deleite de un concierto, pleno de ritmo y musicalidad.

 

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS con un soneto de Arsenio Jiménez Polanco:

 

Mi oración

 

Antes que me abandone la cordura

e iguale lo legal a lo que es bueno,

que de toda maldad me sienta ajeno

y me estime rector de la censura.

 

Antes que se me antoje ser hechura

de un manual de bondades siempre lleno

y finja que en mi paso por el cieno

se mantuvo mi ropa siempre pura.

 

Antes que se sospeche mi locura

de pensarme doctor de la decencia

o censor de este siglo en decadencia…

 

Pido a Dios me conceda la mesura

de entender que no valen fama y rango

y que soy como el otro; hecho de fango.

 

Apple Store Google Play
Continuar