Tratamientos de cáncer de mama aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardíacas

Por El Nuevo Diario viernes 13 de octubre, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-Muchas de las terapias utilizadas para tratar el cáncer de mama, como la quimioterapia, radiación y la terapia hormonal, pueden afectar, a largo plazo, el riesgo cardíaco de los pacientes.

La supervivencia del cáncer de mama ha mejorado a lo largo de los años debido a terapias innovadoras. Sin embargo, algunos tratamientos pueden causar cardiotoxicidad, o dañar el corazón.

 “Factores preexistentes, como la hipertensión, la diabetes o condiciones genéticas, afectan a los sobrevivientes de cáncer de mama de manera similar a como afectan a la población en general; sin embargo, haber sido sometido a ciertas terapias contra el cáncer puede poner a estas personas en un riesgo aún mayor de padecer enfermedades cardíacas”, explica el Dr. Diego Sadler, cardio-oncólogo de Cleveland Clinic Florida.

“Afortunadamente, el porcentaje de pacientes afectados por estos tratamientos es relativamente pequeño, además hoy en día existen sofisticadas modalidades de imagenología que permiten la detección temprana y el tratamiento de la enfermedad cardíaca, resultante del tratamiento para el cáncer de mama”, agregó el Dr. Sadler.

Del mismo modo el Dr. Thomas Samuel, oncólogo de mama de Cleveland Clinic Florida, sostiene que “es particularmente importante estar consciente del riesgo de padecer enfermedades cardíacas”. Muchas de las terapias utilizadas, incluidas la quimioterapia, la terapia de radiación y la terapia hormonal, pueden afectar el riesgo cardíaco a largo plazo del paciente, manifestó.

“Otros medicamentos de uso común para el tratamiento del cáncer de mama, como trastuzumab (Herceptin), también pueden contribuir a los problemas cardiovasculares en el futuro, por lo que los pacientes deben estar conscientes de los riesgos”.

Además, para las mujeres, la terapia de radiación en el área del tórax puede aumentar el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca porque el tratamiento se administra en las proximidades del corazón.

“Afortunadamente, las técnicas de terapia de radiación de hoy son muy seguras y localizadas, y están diseñadas para evitar cualquier daño significativo al corazón”, dijo el Dr. Samuel.

La cardiotoxicidad puede ocurrir de varias formas, incluido el daño al propio músculo cardíaco, a las arterias o a las válvulas cardíacas. Aunque la cardiotoxicidad puede poner en peligro la vida, a menudo se puede manejar efectivamente con medicamentos y tratamientos mínimamente invasivos.

También es importante saber que algunas terapias utilizadas en el tratamiento del cáncer de mama tienen el potencial de causar enfermedades cardíacas muchos años, incluso décadas, después del tratamiento. Por esta razón, el monitoreo que permite detectar y tratar a tiempo puede ofrecer mejores resultados cardiovasculares.

La cardio-oncología, una especialidad relativamente nueva, se enfoca en el efecto que los tratamientos contra el cáncer tienen en el corazón. Cleveland Clinic Florida es uno de los principales proveedores de atención médica del sur del estado de Florida tanto para el cuidado del cáncer como el cuidado cardio-oncológico.

El equipo multidisciplinario de cardio-oncología de Cleveland Clinic Florida, formado por oncólogos, cardiólogos, radiólogos y especialistas de apoyo, personaliza planes de tratamiento únicos para cada paciente. Se dedican a cuidar en todas las etapas del tratamiento del cáncer a los pacientes que están en riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Esto permite la realización segura de tratamientos de cáncer que potencialmente pueden salvar la vida con efectos mínimos para su salud cardiovascular – básicamente dando a los pacientes la mejor oportunidad de supervivencia a largo plazo. 

Apple Store Google Play
Continuar