Trasladan a más de 700 reos a cárceles de máxima seguridad en Honduras

Por El Nuevo Diario miércoles 15 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, HONDURAS.- El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ordenó hoy el traslado de más de 700 reos, en su mayoría miembros de pandillas, a cárceles de máxima seguridad, lo que se hizo bajo un riguroso mecanismo de seguridad.

Los reos estaban recluidos en el presidio de San Pedro Sula, norte de Honduras, y fueron llevados en camiones del Ejército, inmovilizados de pies y manos, a cárceles de máxima seguridad recién construidas, informó en un comunicado la Casa Presidencial en Tegucigalpa.

Centenares de uniformados de fuerzas especiales de seguridad estuvieron en la operación del traslado de los reos en camiones en los que iban alrededor de 20 personas, añadió la fuente.

Subrayó que la movilización en grupos pequeños se hizo siguiendo "los manuales de procedimiento y normas internacionales".

En los alrededores del centro penal de San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante del país, se establecieron cinco anillos de seguridad de varios kilómetros a la redonda con la participación de militares y policías provistos de cascos, chalecos antibalas, armas con bala de goma, toletes y pasamontañas.

La operación inició a las 03.00 hora local (09.00 GMT) y por seguridad se evitó el acercamiento de los reos, miembros de las "maras" M-13 y M-18, entre quienes existe una fuerte rivalidad.

Hacia las 11.00 hora local (17.00 GMT) salió el último convoy con los reos a las cárceles de máxima seguridad, señaló el comunicado.

Durante la operación se suspendió el servicio de energía eléctrica en la zona donde se localiza el presidio de San Pedro Sula y fueron bloqueadas las llamadas telefónicas y otras telecomunicaciones.

El Gobierno de Honduras ha iniciado una transformación del obsoleto sistema penitenciario del país, constituido por unas 24 cárceles en las que en su mayoría los reos viven en hacinamiento.

En el caso de San Pedro Sula, el presidio tiene capacidad para 800 presos, pero su población es de 3.227, indicó la Presidencia.

"El hacinamiento fue una de las principales causas para que este viejo centro penal se convirtiera en un centro de operaciones del crimen organizado", añadió la información oficial.

"Producto del autogobierno que han mantenido estos grupos, desde el interior se han planificado masacres, crímenes selectivos, secuestros y extorsiones", describió la fuente.

Según las autoridades, el 20 % de la población carcelaria, que supera los 13.000 reos, pertenece a las "maras".

La falta de espacio físico no permite que en el presidio de San Pedro Sula se puedan desarrollar actividades educativas y de rehabilitación, lo que además impide la reinserción a la sociedad del reo al recuperar su libertad.

La selección de los reos trasladados hoy, algunos de menor peligrosidad, estuvo a cargo de las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario, indicó la sede del Ejecutivo hondureño.