Tras las huellas del patricio (tercera entrega)

Por Quírico Restituyo Dickson lunes 28 de septiembre, 2020

De nuevo en el asfalto, en la ciudad de Caracas y ya adentrado en el periodo navideño, 21 de diciembre, no observo ambiente festivo alguno, pues se evidenciaba depresión económica, por lo que en compañía de mi esposa venezolana, como guía, encaminamos los pasos al área metropolitana, municipio de Chacao, para lo cual abordamos el popular metro de Caracas, desde la estación Gato Negro, Municipio Sucre, hasta nuestro lugar de destino.  Dicho metro fue construido, en su primera etapa, en el año 1983, durante el periodo de gobierno de Luis Herrera Campins y ampliado en el año 1989, en el mandato de Carlos Andrés Pérez.

La situación del metro es deprimente, excesivamente congestionado, no cuenta con aire acondicionado, pudiendo el lector imaginarse el inmenso calor imperante, destacando que dicho servicio público es parcialmente gratuito, aunque las instalaciones lucen descuidadas y escaleras eléctricas dañadas; al arribar al municipio Chacao, justo llegamos a la avenida Libertador, en un ambiente totalmente distinto al anteriormente  expresado, grandes y hermosas torres y edificios que alojan importantes oficinas internacionales, embajadas y consulados de varios países, entre ellas la Dominicana, anchas y limpias aceras y que por su actividad económica, nos dio la impresión de encontrarme en down town de la ciudad de New York; Costosos centros comerciales, que alojan muchas franquicias norteamericanas,  restaurantes,  ventas de comida rápida,  vestidos, computadoras, etc.,  muy costosos, cuyos comercios  varían sus precios hasta dos veces por día, por el descontrol monetario aquí reinante.

El auge del desarrollo de Venezuela, se logró durante el gobierno dictatorial del General Marcos Pérez Jiménez, periodo 1953-1958; fue un gran urbanista y durante su mandato se proclamó la constitución de 1953, en la cual el nombre de Estados Unidos de Venezuela, pasó a llamarse República de Venezuela, hasta que posteriormente, el 12 de noviembre de 1999, pasa a llamarse República Bolivariana de Venezuela, durante el primer período de gobierno del General Hugo Chavez.

A la llegada del Patricio Juan Pablo Duarte a Venezuela, 1844, la nación contaba con una población aproximada de apenas un millón doscientos mil  personas, para casi un millón de kilómetros cuadrados de territorio y era gobernada por el presidente,   General Carlos Soublette ; la mayor parte de sus habitantes se encontraba concentrada  mayormente ,en las ciudades de Valencia, Cumaná, Barcelona, Barquisimeto y Barina, no existían industrias, era una economía de subsistencia, basada en el trueque y servicios y en algunos lugares continuaba  la esclavitud  institucionalizada y con solo dos universidades, la de Caracas y Mérida.

Venezuela estaba ligada, a mediados del siglo XIX a los Estados Unidos de Norteamérica por nexos comerciales (Diccionario de Historia de Venezuela DHV); era el período, en que se conocía el tratado de reconocimiento de independencia por parte de España y donde se discutían los límites territoriales con la Nueva Granada, hoy Colombia.

El patricio llega a Venezuela, para insertarse en una república naciente, donde aún quedaban los vestigios de las destrucciones, consecuencia de las acciones armadas de Independencia, desarrollado entre los años 1810 y 1830; pueblos enteros diezmados y gran migración de la población hacia las Antillas (Bulletin Hispanique).

Duarte, de formación militar, adquirida del ejército Haitiano, en Santo Domingo y comerciante de oficio, aprendido en el negocio de su padre Juan José Duarte, ya conocía Venezuela, pues había viajado en dos ocasiones anteriores y tenía allí, parientes de parte de su madre Manuela Diez y amigos, en Caracas, que es donde decide establecer domicilio (Boletín No. 29, del Instituto Duartiano, 2011).

Luego de un interesante recorrido, en caminata diurna y vespertina, por Chacao, Chacaito y Sabana Grande, dentro del municipio de Chacao, cerré la jornada, degustando de una navideña hallaca venezolana y luego continuar tras las huellas del patricio.

 

AUTOR: Quírico Restituyo Dickson (restituyoquirico@gmail.com)

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar