Trae Young quiere ganar desde ya con los Hawks de Atlanta

Por El Nuevo Diario viernes 25 de septiembre, 2020

EL NUEVO DIARIO, INTERNACIONAL.- Solo lleva dos temporadas en la NBA y en ellas ha pasado por el Arco de triunfo todo lo que ha querido y más. Estrella, inesperada, de lo más precoz que ha asomado la patita como uno de los bases de cara a la próxima década. De talento va bastante sobrado. También de estadísticas, aunque Trae Young, joven point guard de los Atlanta Hawks, desea pasar al siguiente nivel y dejar de militar en un equipo que pierde más que gana.

Desde luego, tiene un buen tajo por delante.

“Las estadísticas y todo eso están bien. Pero es muy frustrante para mí. Odio la narrativa de ser solo un anotador y un tío que hace estadísticas. Las estadísticas no significan nada. No quiero esa narrativa de ser solo estadísticas porque yo no soy eso. Para mí, los números es lo último de lo que hablo. Solo me importa ganar”, pudo comentar Trae Young y se hizo eco el portal USA Today.

El base de los Hawks confesó haber detectado ese malestar con cómo se le percibe en la Liga después de que un amigo le pusiera un vídeo de highlights suyos. El documento le gustó, pero le puso furioso que su imagen como jugador solo estuviera asociada a eso, a números resultones pero a poquísimas victorias.

“Mi principal objetivo para el tercer año es ganar. Esa ha sido siempre mi prioridad, pero ahora mucho más que nunca. Ver estos partidos [en la burbuja] ha sido duro, tener que estar en esta posición. Así que eso es lo más importante para mí de cara al Año tres. Ganar, y hacer todo lo que pueda para que vayamos para arriba y estemos en los playoffs”, podía añadir Trae Young.

Mejoras históricas

El base de los Atlanta Hawks ha mejorado sus prestaciones sobremanera desde el año rookie: en su segunda campaña NBA, pasó de 19,1 a 28,6 puntos de promedio; de 41,8 a 43,7 en porcentaje de tiros de campo; de 8,1 a 9,3 en asistencias; y de 30,9 a 35,3 en minutos disputados. Hasta debutó como All-Star. Aun así, Young defiende que de nada sirven tales condecoraciones para él si su equipo (20-47 el curso pasado) acaba con el segundo peor récord de la Conferencia Este. De tal modo, los Hawks no pudieron tomar parte en la reanudación celebrada en Orlando. Y eso sacó de sus casillas a Young.

Para purgar sus pecados, Trae Young se ha puesto como una moto desde que la temporada se detuvo en marzo. Este pasado verano incrementó el ritmo y nivel de sus entrenamientos individuales, en su Norman (Oklahoma) natal. El base de los Hawks desea optimizar su versión ofensiva para ser auténtica élite, así como dos de sus principales debes: la defensa y el físico. Quiere dejar de ser considerado uno de los peores defensores exteriores de la competición y se ha puesto a hincar codos de lo lindo.

Además, su preparación estival también incluyó una introducción al yoga y al Pilates, disciplinas que se han incorporado a sus rutinas; así como los libros de negocios para dinamizar su mente.

“Tengo que ser capaz de estar en la mejor forma de mi vida, ser capaz de jugar muchos minutos y jugar con mucho esfuerzo en las dos partes de la cancha. Sé que en la defensa todo consiste en esfuerzo y en ser inteligente. Esto consiste en estar en la mejor formar posible y ser capaz de luchar en las dos canastas durante todo el partido”, compartía Trae Young.

Los Hawks 2020-21

Con algo más de ayuda sí que contará el jugador de Atlanta a partir de su tercer año en la NBA. Los Hawks se hicieron el pasado invierno con el traspaso de Clint Capela, quien a buen seguro reportará notable cooperación interior en la formación de Lloyd Pierce.

Además, los Hawks cuentan, merced a sus flácidos resultados la temporada pasada, con la elección número seis del próximo draft, que se disputará el 18 de noviembre.

Travis Schlenk, general manager de la franquicia de Georgia, posee la opción de traspasar dicho pick para reforzar las líneas de unos Hawks que están obligados a dar un paso adelante respecto al pasado curso. Volver a quedarse en torno a las 20 victorias supondría un retroceso reprobable y que suspendería la calificación de la nueva temporada.

Atlanta cuenta con alrededor de 50 millones —depende de dónde se ponga el límite salarial— para emplear en la agencia libre. Por ello, la plantilla de los Hawks podría ser todavía más maqueada.

Tampoco sería de extrañar que Schlenk reservase algo de margen salarial para entrar con todo en la agencia libre de 2021, cuando se prevé que más y mejores nombres puedan estar disponibles en el mercado.

Como el resto de franquicias que no tomaron parte en el experimento de Disney World, los Hawks han retomado estos días los entrenamientos oficiales. Lo han hecho, auspiciados por el permiso y regulación sanitaria de la NBA, en burbujas individualizadas para cada equipo. Los jugadores y técnicos se alojan, comen y se entrenan en el mismo hotel con instalaciones deportivas. Una burbuja para cada equipo. Se trata del primer entrenamiento oficial para estos equipos desde que la NBA vivió el parón de marzo.

Apple Store Google Play
Continuar