Todos a una: Hay que subir los sueldos

Por Ling Almánzar

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Todos a una, como en Fuenteovejuna: Hay que subir los salarios para compensar la escalada de precios de los productos básicos. Todos los sectores reconocen el impacto negativo de la subida de precios, que encarece la vida, y por eso barajan un incremento salarial.

Sin embargo, como en otros temas y reclamos, en esto hay también una fricción. Los sectores están de acuerdo en lo que se necesita -un empuje de ingresos- pero no en la proporción o medida en que hay que hacerlo. Los dirigentes sindicales, de Pepe Abreu a Gabriel del Río -con la inexplicable ausencia de Jacobo Ramos-, predican un 40 % de aumento, pero los empresarios aún no se deciden. En realidad sucede lo que siempre ha sucedido: que los sindicalistas piden “más” de la cuenta sabiendo que el monto será rebajado a lo posible. Así, el 40 % pudiera quedar -a lo sumo- en un 15 % o 20 %.

La cúpula empresarial aún no quiere opinar sobre la propuesta de Abreu y Del Río. Las discusiones apenas comienzan y ellos prefieren la serenidad de las discusiones y el regazo del Comité Nacional de Salarios, para negociar y consensuar. Su postura es siempre la misma: hablar de un equilibrio entre salario y empleo, y pedir mesura alegando que una escalada salarial podría ocasionar pérdida de empleos. El juego se repite. Los sectores opuestos y enfrentados -patronos y trabajadores- tensan la situación y emponzoñan el discurso. El desenlace es previsible: transacción de unos y otros, y la mediación urgente del Gobierno.

Desde ya brotan las discrepancias. Pepe Abreu, un clásico de la clase obrera, arremetió contra los empresarios diciendo que se dejen de “teorizaciones” y eleven los salarios. El cauto Pedro Brache, del Conep, lo espera en la “bajaíta”.

El mismo presidente, Luis Abinader, aprecia la situación y desea un impulso mayor. La subida de la canasta básica se torna inalcanzable, castiga a los más pobres y produce descontento.-

 

Comenta