Todo Goliat tiene su David

Por Vilma Yolanda Batista miércoles 19 de junio, 2019

La historia de David y Goliat es ampliamente conocida y se resume en como representamos la victoria del pequeño contra el grande, el desvalido frente al poderoso y el justo contra el abusador cuando, confiamos que nuestra causa pertenece a un bien mayor al supuesto gigante.

Estos días nos han presentado a un David, quien, confiado en la bondad y el cariño inconmensurable de su pueblo, fue sorprendido en su buena fe y cobardemente tiroteado en plena vía pública un domingo cualquiera, siendo gracias a Dios devuelto con vida a su familia, mientras se tejen las mil y una conjeturas que no solo lastiman el alma, sino la reputación de un coloso hasta ahora ejemplo nacional.

También al Goliat de la opinión publica internacional que tiene como foco de atención las prácticas que inciden en el reputado turismo dominicano, con insidiosa agenda para descontextualizar y tomar faltas puntuales y lamentables como punta de lanza para atacar el pujante sector, por lo que algunos califican como una posible campaña de descrédito intencional para favorecer otros destinos.

Asimismo, cada padre y madre nos convertimos en un David moderno, que debe luchar contra la aparente fortaleza del Goliat global que busca incidir en la forma que en nuestro hogar queremos acogernos una crianza basada en verdaderos valores, tergiversando lo que debería ser una educación enfocada en la enseñanza y salvaguarda de los derechos humanos universales.

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar