Tirarse un pedo delante de tu mujer puede ser violencia doméstica

Por Jhon Garrido jueves 12 de julio, 2018

La violencia domestica tiene muchas formas. Una de ella es la violencia sicológica, también conocida como violencia emocional, es una forma de maltrato, por lo que se encuentra en una de las categorías dentro de la violencia doméstica. La intención que trae consigo la violencia psicológica es humillar, hacer sentir mal e inseguro a un individuo, deteriorando su propio valor. Difiere del maltrato físico ya que éste es sutil y es mucho más difícil de percibirlo o detectarlo.

Se manifiesta a través de palabras hirientes, humillaciones, gritos e insultos. Este trastorno puede tener bases en la infancia de las personas cuando se llevan a cabo la falta de atención por parte de los padres o familiares y la violencia intrafamiliar, según Wikipedia.

La Violencia psicológica es cualquier acto u omisión que dañe la estabilidad psicológica, que puede consistir en: negligencia, abandono, descuido reiterado, celotipia, insultos, humillaciones, devaluación, marginación, indiferencia, infidelidad, comparaciones destructivas, rechazo, restricción a la autodeterminación y amenazas, las cuales conllevan a la víctima a la depresión, al aislamiento, a la devaluación de su autoestima e incluso al suicidio.

La ley No. 24-97 sobre Violencia Intrafamiliar y contra la Mujer exige en cualquiera de las formas de violencia doméstica o intrafamiliar un patrón de conducta. Un patrón de conducta puede ser definido como una forma de conducta que hace las veces de modelo. Los patrones de conducta corresponden a normas específicas, que son guías que orientan la respuesta o acción ante situaciones o circunstancias específicas.

El Código Penal sanciona la violencia sicológica. Un pedo constante y permanente entre la pareja o la familia puede ser considerado una forma de violencia sicológica, traducida en una manera de humillar. La ventosidad tendrá que tener la capacidad de humillar, que afecte su honor y dignidad, de lo contrario no es considerado delito.

La violencia domestica implica que exista un patrón conductual de conducta dentro de la relación, que sea desagradable y que afecte la dignidad.

Un pedo es en cierta forma una actitud de menosprecio que lesiona la dignidad de una de la pareja y además menoscaba la autoestima y honor. El pedo debe ser una conducta constante y que la pareja lo desprecie y llame la atención de que le molesta. La pareja al seguir con esta conducta reiterada se puede asimilar en un patrón conductual que afecte la dignidad dela mujer.

El derecho comparado considera delito tirarse una flatulencia o ventosidad. Inclusive ya hay sentencia con persona presa y con pena por este tipo de conducta humillante y molestosa.

Un juzgado valenciano (España) de Violencia sobre la Mujer ha condenado a un mes de multa a un hombre denunciado por su ex pareja por soltar una ruidosa ventosidad en el transcurso de una discusión que ambos mantenían para el año 2011.

El pedo o la violencia sicológica se sanciona con la pena de 1 a 5 años de prisión y multa, según la ley No. 24-97 sobre Violencia Intrafamiliar y contra la Mujer.

Esta conducta no es exclusiva del hombre hacia la mujer. También puede ser una conducta de la mujer hacia el hombre o un patrón conductual entre familias.

 

Por John Garrido

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar