Tillerson visita por sorpresa Afganistán y se reúne con presidente afgano

Por EFE lunes 23 de octubre, 2017

EL NUEVO DIARIO, KABUL.- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, llegó hoy por sorpresa a Afganistán en una visita durante la que se reunió con el presidente del país, Ashraf Gani, informaron fuentes oficiales.

“El secretario Tillerson y el presidente Gani se reunieron en Kabul el 23 de octubre y juntos reafirmaron el compromiso afgano-estadounidense para lograr paz, estabilidad y prosperidad duradera en Afganistán”, informó la embajada estadounidense en un comunicado.

Tillerson reiteró el compromiso “claro” de Estados Unidos con la paz en Afganistán a través de la nueva estrategia de Washington para el Sur de Asia, en cuyo marco aumentó el mes pasado en 3.000 el número de militares desplegados en suelo afgano, según la nota.

Además, el plan reafirma la intención de EEUU de que no se dé “refugio a los terroristas que amenazan este objetivo”, agregó el comunicado.

El secretario pidió a todos sus aliados, especialmente los países vecinos de Afganistán, que tomen medidas “prácticas” para la implementación de la estrategia, al tiempo que prometió continuar su apoyo a Kabul en “todos” los campos, señaló el Palacio Presidencial afgano en un comunicado.

En el encuentro, en el que también estuvieron presentes el jefe de Gobierno afgano, Abdulá Abdulá, y el asesor nacional de Seguridad, Haneef Atmar, Gani aseveró que el nuevo plan estadounidense ha creado un cambio “positivo” en la región.

Al tiempo que reafirmó su apoyo a la estrategia, el dirigente afgano afirmó que ayudará a traer seguridad y paz al país.

En esa línea, Abdulá advirtió de que “los países de la región deben darse cuenta de la importancia del cambio en el ambiente y deben trabajar para garantizar la paz, estabilidad y bienestar económico”, según el Palacio de Presidencia.

Estados Unidos aumentó en septiembre pasado en 3.000 efectivos el contingente de 8.400 que ya mantenía en Afganistán como parte del operativo de entrenamiento de la OTAN y en tareas antiterroristas.

Junto al anuncio del plan, Estados Unidos endureció su discurso hacia Pakistán, al que Kabul acusa de dar cobijo a los terroristas que operan en su territorio.

Cuando anunció la estrategia en agosto pasado, el presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó que Pakistán tiene “mucho que perder” si continúa “albergando” a terroristas, tras años de acusaciones por parte de Kabul y Washington.

Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, el Gobierno de Kabul ha ido perdiendo terreno ante los talibanes hasta controlar apenas un 57 % del país, según el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de Estados Unidos.