Tiempo de un Estadista, no un reeleccionista

Por Jesus Batista Suriel sábado 28 de marzo, 2020

El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones” (Winston Churchill). Esta frase cae como anillo al dedo para que nuestros gobernantes asuman con la responsabilidad y coraje que se requiere en este difícil momento por el que atraviesa  la Republica Dominicana y el mundo, con esta calamidad denominada COVID-19 o Coronavirus.

Se necesita de un presidente dispuesto a ponerse el traje de estadista, aunque eso implique ser incomprendido, tomando decisiones impopulares pero necesarias a largo y corto plazo. Debe tomar decisiones correctas, oportunas e inteligente, jamás deben estar basadas en si afecta o no los resultados de las próximas elecciones.

En estos momentos de crisis, quiero apostar que nuestro presidente, se pondrá el traje de ESTADISTA, de no hacerlo se inscribirá en la larga lista de gobernantes incompetentes y su nombre será tallado de manera funesta en las páginas más oscuras de la historia dominicana.

Pretender usa el tema de una pandemia que ha llevado a una calamidad sanitaria a todo el mundo, con intención de suspender las elecciones de mayo próximo, creo se está jugando con fuego.  Escuchar políticos y comentaristas de radio y televisión decir: “Prepárense que comienza la batería mediática oficialista con el tema de la suspensión de elecciones, es preocupante.

De ser cierto estas denuncias estamos ante un plan desquiciado, insensato, irracional, desatinado e inaceptable. El pueblo dominicano en luto no perdonará este macabro y diabólico plan. Se están jugando con candela, y estas decisiones absurdas prefiero no creerlas.

Se comete tremendo error querer culpar boda que se celebró en Punta cana, de la propagación del COVID-19, está demostrado que en el 90% de los casos por coronavirus presentan síntomas a partir día 11 del contagio, quiere decir que para el 14 de marzo el coronavirus estaba circulando en toda la Republica Dominicana. Aeropuertos, fronteras terrestres y puertos marítimos abiertos sin ninguna restricción, en ese preciso momento empezaron a fallar las autoridades.

Es bueno recordar, para fines de récords que la representación de la Organización Panamericana de la Salud en República Dominicana, que tiene como objetivo fortalecer el acceso a la Salud para todos de forma equitativa y sostenible, recomendó votar el 15 marzo.

El presidente debe ponerse el traje de ESTADISTA,  enfrentar al lado del pueblo  este virus que no discrimina. Todos somos igual de vulnerables al contagio.

Aunque el virus COVID-19 no discrimine, las probabilidades de contraerlo no sólo están asociadas a causas biológicas, lamentablemente no todos pueden quedarse en casa. Es duro decirlo, pero es la verdad, no todos disponen de medios económicos para resolver cosas tan sencillas como agua potable y jabón. No es verdad que tenemos suficientes camas, respiradores y ni hablar de los kits para hacer las pruebas de laboratorios.

Tarde, un poco tarde, pero observamos que desde el ejecutivo están tomando diferentes acciones sanitarias y asistencia social.  Desde el gobierno central se instruyeron el cierre de las operaciones presenciales a las entidades no gubernamentales que ofrecen servicios públicos no esenciales, se les exhorta a que trabajen de forma virtual. Es responsabilidad del gobierno ir en auxilio de los hogares más humildes, esas familias deben ser asistida garantizarles salud y alimentación.

El ministro de la presidencia dijo: “Pocas veces hemos visto desplegados como ahora tanta solidaridad, tanta entrega y tanto sacrificio. Por todo ello, estamos seguros que saldremos adelante, paso a paso, día a día, desafío tras desafío, hasta vencer por completo esta batalla”. Queremos hacer llegar nuestro más sincero agradecimiento a la población dominicana, por su comportamiento ejemplar y su colaboración”, termina la cita.

El gobierno debe desmentir de manera clara y contundente no utiliza la pandemia del coronavirus, para impedir las elecciones de mayo, y, que garantiza su realización, o, ese comportamiento ejemplar y de colaboración se puede revertir. Cumplir con la constitución y las leyes debe ser prioridad de las autoridades.

El país exige de usted señor presidente desprendimiento de cualquier ambición personal y tener la grandeza para comprender, entender y asimilar que tienen demasiado tiempo en el poder y que ya es hora de bajar.

Normalmente ocurre al estadista ser incomprendido, porque se ocupa con las cuestiones de largo plazo y toma decisiones impopulares a corto plazo, en tanto que la mayoría de los políticos se preocupan de los resultados inmediatos de sus acciones. (Ortega y Gasset).

Señor presidente las circunstancias les dicen que es “Tiempo de un Estadista, no de un reeleccionista”

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar